info
® Copyright 2000 - 2017, Psi cogeometría® y Arquitectura Biológica® son marcas registradas y protegidas por el uso de propiedad intelectual. Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto. La distribución gratuita de esta información obedece al principio geométrico de "distribución perphecta" que se opone a las leyes neoliberales de acumulación del capital. Te agradecemos distrubuir nuestro trabajo con amor e integridad. Atte. Psicogeometría. Arturo Ponce de León y Ninón Fregoso.



/


Artículos

Geometría Sagrada

Arquitectura Biológica
Artículo #12.2 Capacitor biológico vs. acumulador artificial
®Todos los derechos reservados. Autor del documento: Arturo Ponce de León para Psicogeometría México. Colaboración: Ninón Fregoso.Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto.

Extracto del libro "El Poder de la Vida en la Geometría Sagrada y la Arquitetura Biológica de Arturo Ponce de León y Ninón Fregoso" Adquierelo aquí

 

En Arquitectura, un capacitor biológico está compuesto por las siguientes características: busca crear ciertos patrones geométricos que transformen el campo eletromagnético de un espacio en campo gravitacional, esto se logra fractalizando plantillas geométricas en retículas planetarias para generar un vórtice de succión del campo electromagnético y convertirlo en fuerza centrante de compresión gravitatoria; tiene como diseño una amplia gama de estructuras sustentables geométricas; usa las 3 bases matemáticas, las 3 bases geométricas y las 7 leyes psicogeométricas en su concepción e inspiración inicial; está construido con materiales de alto nivel de fractalidad o capacitancia, en capas alternas de conducción y aislancia del campo electromagnético. Previo a la construcción, se hace una lectura total del terreno en el nivel gravitacional, electromagnético y de rayos gamma para ubicar los puntos de poder en el terreno, es decir, en el lugar donde converge la mayor cantidad de ondas constructivamente y donde puede prosperar la vida en su nivel físico, emocional, intelectual y espiritual.

Desarrollos como capacitores biológicos sustentan la vida orgánica

El tiempo de construcción obedece al calendario icosaédrico de ciclo lunar y su relación con el calendario dodecaédrico solar; su fin último es ayudar a ordenar e irradiar el biocampo de las personas y seres que lo habitan; se adecua fractalmente a la geografía del terreno; busca ser permisivo en su diseño y abundante en formas curvas y orgánicas; la percepción psicológica de quienes habitan un capacitor biológico es de apertura y disponibilidad a compartir información o cualquier tipo de experiencias; promueve la conciencia individual orientada al bien social; la gráfica del flujo electromagnético que obtenemos es en forma de onda sinusoidal; hace un juego armónico entre los puntos de implosión mediante el uso adecuado de cúpulas y de los puntos de explosión mediante el uso de obeliscos; usa techos verdes para regular la temperatura interna de los espacios.

Está pensado para funcionar como un toroide: un hueco en el centro y una periferia con entradas Norte, Sur, Este y Oeste, prefiriendo la orientación de la salida del Sol y el aprovechamiento de las zonas de calor, el flujo del aire y la caída natural del agua. Busca reducir el uso de aparatos eléctricos que generen electrosmog. Una de sus metas es impactar directamente en el campo escalar y permitirle al ADN succionar el campo elecgromagnético para crear conjunción heterodinámica de ondas; hermana la matemática de la plantilla geométrica con el diseño básico arquitectónico, transformando esa plantilla en frecuencias musicales, detalles artísticos e iconográficos, derivando de ello los colores especificos de un espacio; busca potenciar la fuerza cosmotelúrica de las redes naturales de la Tierra, como lo son las redes Hartmann, Curry, Ley, Wismann, Peyre, etc. El diseño de un espacio de alta capacitancia utiliza tanto herramientas objetivas como subjetivas para la medición y geometrización de los diseños: la sabiduría orgánica y milenaria de un cuerpo sensibilizado y las herramientas sofisticadas de medición de ondas electromagnéticas, rayos gamma y ondas escalares.

La importancia de vincular al ser humano con la Arquitectura Biológica radica en que las ondas cerebrales pueden espaciarse en proporción áurea y crear lucidez y estados elevados de conciencia; se logra una cruce interhemisferial cerebral (ambos hemisferios del cerebro se vinculan) ayudando a vivir en mayor conciencia de unidad; el campo electromagnético del cuerpo crece y se vuelve más fractal, esto es médicamente medible con la tecnología del GDV (Gas Discharge Visualization) del Dr. Korotkov.

 

Ciudades como acumuladores artificiales impiden el florecimiento de la vida orgánica

Dicha tecnología mide el bombeo sacro-craneal de los líquidos de la columna y esto activa la vinculación entre la sexualidad, el corazón y el cerebro. En suma, la Arquitectura Biológica es el estado del arte para ordenar campos de carga energética, crear puntos de gravedad y maximizar la fuerza vital en la interrelación de los espacios y de los seres humanos que la habitan.

En contraposición, un acumulador artificial se caracteriza por abundar en formas cúbicas y razón de octava; utiliza materiales de construcción con un bajo nivel de fractalidad; es invasivo con el terreno, o sea, se construye sin hacer una lectura previa de la calidad biológica del mismo; el tiempo de construcción está basado en la rentabilidad y las leyes de mercado; busca “incubar” el campo electromagnético y separarlo del entorno; promueve la conciencia de “colmena”, donde las personas que habitan están orillados a pensar igual, sentir y hacer lo mismo que el resto de quienes viven ahí. Asimismo, limita la individualidad y genera individualismo, creándole al ser humano la ilusión de completud y conexión con el ambiente, pero que en el fondo, lo desconecta y aísla: basta con ver cualquier gran metrópoli del planeta donde los seres humanos que la habitan caminan mecánicamente y son carentes, por lo general, de un contacto emocional profundo.

 

Lectura del campo electromagnético de un terreno en México.
Se analizan los campos sutiles de la tierra para saber dónde y cómo construir

 

También mina la carga electromagnética y no permite la comunicación del ADN con el campo fractal pues no permite la implosión de esta carga para crear gravedad. Ordena el biocampo en secuencias de octava; su consecuencia es la acumulación, el acaparar emociones, pensamientos, vivencias, contaminación, etc. Está sobresaturado de puntos de explosión y de diseños en líneas rectas, esquinas angulares y formas en obelisco, donde se proyecta la carga electromagnética; no tiene principios de sustentabilidad. Espacios así están destinados a ser parásitos de todo tipo de recursos naturales, ya que, por lo general, las ciudades viven a expensas del agua y de la comida que se genera en los alrededores de las mismas; finalmente, originan una alta concentración de interferencia destructiva de ondas.

A partir de la lectura anterior se proponen retículas y plantillas geométricas acordes al lugar y las personas involucradas
en el proyecto

Cada cultura ha sacralizado su cosmovisión y la ha reflejado en su Arquitectura. Vemos ejemplo de ello en la Arquitectura sagrada hindú, el Sthapatya Veda, o en la antigua sabiduría china, a través del Feng Shui. En el Sthapatya Veda, se busca orientar las entradas de Norte a Sur o de Este a Oeste pues en esas direcciones corre el flujo de las retículas Hartmann. Orientar un espacio de esta manera nos habla de preferir lo masculino, o yang, sobre lo femenino. El flujo de la red Hartmann corre de Norte a Sur y de Este a Oeste, Sthapatya Veda sugiere usar esta misma orientación pues su filosofía está hecha y pensada por hombres, para hombres. En India, como en muchísimos lugares del planeta, se privilegia lo masculino sobre lo femenino y su Arquitectura refleja esta cosmovisión.

Es común en México y en varias partes de Latinoamérica que se “limpie” un espacio de energías y formas “negativas”. Ya que los espacios están construidos como acumuladores artificiales, irremediablemente se saturan de formas pensamiento que no pueden procesar. En cambio, en lugares hechos como capacitores biológicos, la energía se carga y descarga naturalmente obedeciendo al principio de llenado máximo – vaciado total – llenado completo – vaciado entero, ad infinitum.

Todo en la naturaleza está construido como un capacitor orgánico, nuestros cuerpos se cargan de comida y se vacían, se vacían de energía durante el día y se cargan en la noche, se llenan de emociones y se descargan en terapia o en grupos de apoyo. Interrumpir este principio en las construcciones arquitectónicas es ir en contra de la ley natural del toroide. Las consecuencias son edificios “enfermos”, polución, contaminación de pensamientos y emociones, falta de oxígeno y, por ende, disminución de las capacidades creativas del ser humano.

 

En la planta de conjunto se sintetiza la información geométrica, las influencias cosmotelúricas y la resonancia de frecuencias musicales

 

De manera general, entre los principios básicos a considerar antes de diseñar una casa, está la orientación adecuada de las habitaciones en relación a cada dirección geográfica. A partir de la localización de puntos de implosión y explosión y de una adecuada lectura de los mapas antes descritos se considera la relación cosmotelúrica del terreno y la bóveda celeste direccionando los trazos generadores a determinada cuerpo celeste. Se toma en consideración la posición del proyecto en relación al terreno y se determina la forma de la casa, el plano general, la relación entre las paredes y las ventanas, para crear una relación armónica. La base para la distribución de las habitaciones tiene que ver con la orientación geográfica. Generalmente, las habitaciones que tengan mayor uso deben ser ubicadas en el área de calor (que será el Sur en el hemisferio norte y el Norte en el hemisferio sur). La recámara y la cocina al Este, mientras que los dormitorios y los lugares de relajación o lectura deberán estar al Oeste pues esto imita la salida y puesta del Sol con su energía vivificadora. La meta debería ser lograr que la casa se “asiente“ de la misma manera en que uno lo haría en un terreno vacío.


Una remodelación de diseño de interiores con los principios de la Arquitectura Biológica

La espalda, que es el soporte del cuerpo, deberá estar ubicada hacia la pendiente de una colina o montaña. La cara deberá ver hacia el valle, para que se pueda observar la actividad del paisaje que se desarrolla enfrente de uno. En una ciudad, el equivalente sería que uno mire hacia la calle, y el lugar tranquilo sería un jardín con árboles. Aún en las casas que ya se han construido estos principios pueden ser aplicados, aunque el reto estará en el diseño de interiores. Se tiene que diseñar y calcular el arreglo adecuado de los muebles y accesorios así como la selección de los colores en base a la traducción angular de formas y matices. La música obtenida a partir de la translación de la plantilla geométrica base y el estilo musical preferido por los habitantes es crucial para vincular la iconografía, los simbolismos y las imágenes de poder en un lugar. Debemos tratar de mantenernos pragmáticos y sencillos.

Todas las formas y sus proporciones resultantes crecen en algoritmos que nos brindan una matriz para el diseño y la creación de espacios que, literalmente, pueden ser llenados con la energía de la vida: la densidad de carga de capacitancia. No hay paredes, divisiones o muros arbitrarios, sino que todo el diseño surge de la plantilla geométrica, haciendo de cada construcción un espacio sano para la vida orgánica, un lugar que soporta y nutre la fuerza vital, la inteligencia y la creatividad.


Mapas geométricos y plantillas de diseño que permiten ubicar adecuadamente el ángulo y la posición del desarrollo arquitectónico

Planta de conjunto con plazas, jardines y construcciones obtenidos a partir de trazos geométricos



Proyecto en zona boscosa en Valle de Bravo, México. Ubicando el punto de implosión podemos crear mayor fuerza de atracción en los espacios






Empresas Filiales

Empresas Filiales