info
® Copyright 2000 - 2017, Psi cogeometría® y Arquitectura Biológica® son marcas registradas y protegidas por el uso de propiedad intelectual. Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto. La distribución gratuita de esta información obedece al principio geométrico de "distribución perphecta" que se opone a las leyes neoliberales de acumulación del capital. Te agradecemos distrubuir nuestro trabajo con amor e integridad. Atte. Psicogeometría. Arturo Ponce de León y Ninón Fregoso.



/


Artículos

Geometría Sagrada

Arquitectura Biológica
Artículo #12.5 Cinco ambientes básicos en arquitectura
®Todos los derechos reservados. Autor del documento: Arturo Ponce de León para Psicogeometría México. Colaboración: Ninón Fregoso.Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto.

Extracto del libro "El Poder de la Vida en la Geometría Sagrada y la Arquitetura Biológica de Arturo Ponce de León y Ninón Fregoso" Adquierelo aquí

 

Respecto al flujo geométrico de los cinco sólidos platónicos y sus respectivos elementos, en diseño de interiores podemos crear ambientes que satisfagan el interés de quienes lo viven. Podemos crear cinco ambientes básicos dependiendo de la cantidad de elementos que encontremos en el lugar: ambientes tipo tetraédrico, hexaédrico, octaédrico, icosaédrico o dodecaédrico. Estos ambientes se pueden crear en tres niveles de significancia: real, imaginario o simbólico. En el nivel real, los elementos existen físicamente; en el nivel imaginario, los elementos se representan por imágenes emocionales concretas, como fotografías o pinturas; mientras que, en el nivel simbólico, se buscan imágenes de abstractos o trazos que aludan al elemento en cuestión.

Siguiendo el ciclo constructivo de los elementos (fuego, tierra, aire, agua y madera o vida orgánica), y para crear equilibrio en estos ambientes, tenemos que combinar los elementos en una proporción aproximada del elemento preponderante en 60%, la presencia del elemento anterior en 30% y un 10% del elemento que se encuentra dos posiciones adelante del elemento preponderante. Por ejemplo, si queremos crear un ambiente dodecaédrico, un espacio orientado al procesamiento de la energía instintiva (como un consultorio terapéutico), un espacio donde se trabaje con la salud, tenemos que disponer un 60% de este elemento, por ejemplo, en la presencia de maderas, vida orgánica, paisajes, flores, jardines, plantas vivas, animales, etc. Luego, debemos poner un 30% aproximado de elemento agua en forma de acuarios, peceras, fuentes o cuadros de marinas, arroyos, estanques, objetos de cristal, etc., y, finalmente, tenemos que disponer un 10% del elemento tierra, como son los adornos de arcilla, cerámica, terracota, piedras, minerales, cristales, etc. El ambiente dodecaédrico es ideal para el manejo de cierta cercanía orgánica con las personas, se usa en ambientes con “calor de hogar”, aquellos que poseen la peculiaridad de hacernos sentir “como en nuestra casa” con el distintivo de la cercanía de familiaridad.

Un ambiente tetraédrico alude a la energía sexual, al fuego de la vida, ideal para espacios donde se quiera despertar la libido, el deseo, la valentía hacia la vida. Un ambiente hexaédrico, con su fuerte presencia del elemento tierra, proyecta fortaleza, estabilidad y proyección de movimientos. Son espacios ideales para el manejo de la conciencia motriz, de la movilidad e inmovilidad, tanto para la actividad como para la relajación del cuerpo celular, la tensión o distensión muscular (spas, gimnasios, etc.).

Los ambientes octaédricos son ambientes donde predomina el metal y el aire. Si se busca un lugar orientado a la productividad, la eficiencia, el dinero, un ambiente con este elemento es esencial. Son lugares de contacto emocional distante, espacios fríos, pero orientados al resultado. Finalmente, los espacios icosaédricos son espacios con mucha presencia del elemento agua, lugares ideales para el procesamiento de emociones y afectos, espacios para trabajar con frecuencia acústicas, con ondas sonoras.







Empresas Filiales

Empresas Filiales