info
® Copyright 2000 - 2017, Psi cogeometría® y Arquitectura Biológica® son marcas registradas y protegidas por el uso de propiedad intelectual. Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto. La distribución gratuita de esta información obedece al principio geométrico de "distribución perphecta" que se opone a las leyes neoliberales de acumulación del capital. Te agradecemos distrubuir nuestro trabajo con amor e integridad. Atte. Psicogeometría. Arturo Ponce de León y Ninón Fregoso.



/


Artículos

Geometría Sagrada

Ejercicios y Trazos
Artículo #13 Técnica de Trazos y Visión Holográfica
®Todos los derechos reservados. Autor del documento: Arturo Ponce de León para Psicogeometría México. Colaboración: Ninón Fregoso.Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto.

Extracto del libro "El Poder de la Vida en la Geometría Sagrada y la Arquitetura Biológica de Arturo Ponce de León y Ninón Fregoso" Adquierelo aquí

 

Pedagógicamente hablando, es de suma importancia realizar todos los ejercicios propuestos, pues te facilitará la profunda comprensión de lo que lees. Recuerda que estamos trazando con patrones de Geometría Sagrada, es decir, no importa el tamaño de las formas, sino su proporción. Sin embargo, cabe decir que desde una óptica pragmática, entre más grande sea el trazo, será más fácil poder dibujar con precisión y observar los detalles del mismo.

Un buen tamaño donde poder ejercitar es una hoja doble carta, aunque puedes empezar a practicar con hoja tamaño carta. Necesitas, además, un compás de precisión, una regla, escuadras de 90º y 60º, lápiz y colores. Aunque puedes usar las medidas que quieras para cualquier trazo, por las dimensiones físicas de una hoja te sugerimos estas medidas, pensando que el trazo lo realizas en una hoja tamaño carta. Sin embargo, si lo haces en tamaño de hoja doble carta, simplemente duplica las medidas sugeridas. Recuerda la máxima geométrica que dice que “las medidas son profanas, las proporciones sagradas”.

Te recomendamos no borrar aunque equivoques el trazo, ya que cada error, como en la vida, es una experiencia para ser asimilada, para ser comprendida. Mediante el trazo el inconsciente se manifiesta, si te vacías de todo contenido podrás visualizar y sentir ciertas extensiones y trazos complementarios, naturales a la plantilla. Déjate llevar por ese impulso creativo.

Te sugerimos usar materiales lo más naturales posibles, evitando plumas o escuadras y reglas de plástico. A mayor fractalidad en el ambiente de trabajo, mayor facilidad para manifestar tu fuerza creativa. Recuerda que no estamos “haciendo dibujitos”, sino que estamos expresando nuestro interior para obtener de cada dibujo una muestra geométrica que será posteriormente incorporada al campo gravitatorio mediante la Visión Holográfica, la forma maya o egipcia de mirar que coordina ambos hemisferios cerebrales y ensancha nuestro rango de percepción y conciencia.

Mientras trazas, te invitamos a que consideres tres aspectos:
1) Ubícate cómodamente en una mesa con la luz del lado opuesto a la mano con la que trazas y, si tu condición física te lo permite, adopta la postura corporal de sentarse sobre las rodillas y trazar en el piso a la usanza budista. En esta posición tomas la energía vital de la Tierra, la amplificas y ordenas por el Toroide Mayor y la impregnas en el trazo. La atención genera puntos cero que permiten la manifestación de la Conciencia. La atención es la no-tensión. Respira calmada y profundamente.

2) El segundo aspecto a considerar es la música. Procura escuchar música clásica o cantos sagrados, como mantralizaciones, o aquel tipo de música que te agrade y disponga a la relajación, como la que ha sido creada con patrones y vibraciones de baja frecuencia.

3) El tercer aspecto es la intención con la que realizas el diseño. Mientras trazas, procura mantener un principio puro, un deseo de buena voluntad para el mundo o para ti. Impregna con tu intención tal o cual diseño resonando dentro de ti la manifestación de un principio puro. No desear es ya de por si un deseo. En las antiguas enseñanzas, cuando se habla de no desear quiere decir no desear desde el ego, o sea, dejar que el deseo, que la fuerza vital del Universo te tome y fluya a través de ti, como una flauta deja fluir el aire convirtiéndolo en hermosas melodías.

Respecto al compás, éste representa una extensión del corazón. En cada trazo imprimes giro al dibujo desde tu corazón, donde la punta de metal simboliza tu capacidad para anclarte en la materia y el carbón, tu habilidad para expresarte en la vida. Es muy importante que tengas un compás de precisión con rondana, pues, de otra manera, con cualquier trazo se puede ir desajustando y los dibujos jamás te saldrán exactos. Una frustración que puedes evitarte teniendo el compás adecuado. Revisa que ambas puntas estén alineadas a la misma altura y sácale punta al carbón cada vez que veas que se achata.

Cualquier trazo con el compás puedes hacerlo tanto con la mano derecha (girando hacia la derecha o hacia la izquierda), como con la mano izquierda (trazando los giros tanto como para un lado como para el otro). Te sugerimos que empieces con la mano y el giro que te sea más cómodo, pero que, eventualmente, practiques estos cuatro sentido de giro posibles. El usar ambas manos te habilita para hacer conexiones interhemisferiales cerebrales que te abren la puerta a nuevos niveles de realidad.

La conciencia no ocurre en abstracto; así como un coche de carreras necesita una pista adecuada, el flujo eléctrico del cuerpo necesita súper carreteras neuronales. Cada vez que hagas el esfuerzo de trazar con la mano que no dominas, sé consciente de que estás creando nuevas rutas de comunicación y esto te abre a vivir mayor creatividad, mayor unión de tu realidad interna y externa.

Para hacer el trazo con el compás, tienes que tomar la parte superior sólo con tu dedo índice y pulgar. Mueve los dedos de adelante hacia atrás y el compás girará consecuentemente. Luego, apoya la punta de metal sobre un punto, inclina el compás aproximadamente 30º para el lado que vas a girar (con exactitud son 32º, como los grados que se necesitan para pasar de un cubo a un dodecaedro, o como el grado de inclinación de la cabeza de Esfinge en Giza) y mueve los dedos, manteniendo esa inclinación durante todo el giro. Si olvidas inclinar el compás mientras trazas, el trazo no será natural. Lo forzarás y quizá esto haga que se salga la punta de su lugar, barriéndose el carbón o la punta. En todos los trazos hay líneas primarias y secundarias. Las líneas primarias son aquellas propias del dibujo, mientras que las líneas secundarias son de apoyo, por lo que debes trazarlas con menor intensidad para que no se sature el diseño de éstas.

Al final de cada ejercicio, puedes pintar el dibujo resultante con lápices de colores. ¿Qué colores usar? Puedes usar los que te hayas revelado al hacer la Visión Holográfica, o simplemente los que te atraigan; ilumina libremente, por implosión. Escoge los colores que te llamen la atención y déjate llevar, permite que tu Alma se manifieste. De cualquier modo, te sugerimos usar pinturas de acuarela, pues al usar agua puedes programar con mayor facilidad la intención de tu deseo.

Toma entre tus manos el vaso de agua con el que vas a pintar e imprímele emocionalmente tu deseo. El agua se carga con esa vibración y forma geométrica, y, cuando lo mezcles con el pigmento natural, te dará mayor fuerza y facilidad de conexión al implotar el trazo con la Visión Holográfica.

Pero veamos en detalle qué significa la Visión Holográfica. Es un tipo visión que te permite conectar ambos hemisferios y ver, de forma literal, patrones de 2D en 3D y formas de tercera dimensión en cuarta dimensión. Esta manera de ver la usaban los mayas y la representaban con cabezas aplastadas y ojos con estrabismo (como cuando queremos ver la punta de la nariz con ambos ojos), para que los dos hemisferios presionaran el cuerpo calloso y la glándula pineal. Un ejemplo de la visión holográfica en la actualidad son los diseños que, con patrones holográficos creados por computadora, la persona, al enfocar de manera diferente, revela formas en 3D donde antes solo se veían líneas deformadas.

Técnicamente, hay que fijar la vista en el centro del diseño, ambos ojos apuntando hacia el centro, acercando el dibujo al rostro lo más posible, tomándolo con ambas manos y poniéndolo a la altura de los ojos. Poco a poco, empieza a alejar el dibujo hasta que veas que la imagen plana en la hoja adquiere volumen. En específico, la distancia debe ser de 0.618 veces el largo de tu cabeza, pero no te midas, sólo siente la distancia adecuada.

En el momento en que entres a esta visión, ambos hemisferios de tu cerebro, el lógico y el intuitivo, estarán conectados y habrás salido de la conciencia dual y del mundo de la división irreconciliable. Cuando esto sucede, tu cerebro, en sentido literal, reconstruye la realidad exterior y verás cómo el diseño en plano aparece en 3D. En ese momento, estarás implotando la forma, estarás reprogramando tu propio campo gravitacional, interiorizando tus propios patrones geométricos sanadores.

Permite que se manifieste y corra ese flujo de nuevas formas y composiciones de las que jamás te hubieras percatado en la visión cotidiana. Puede sucederte que veas que el dibujo se mueve, oscile o vibre; que las líneas se superponen, que aparecen nuevos colores, que se complementan algunas formas, que resaltan otras, etc. Te recomendamos empezar con esta visión de 1 a 3 minutos, pues cuando no estás acostumbrado, puedes sentirte incómodo. En la medida en que practiques implotar con la Visión Holográfica todos tus diseños, tu mismo cuerpo te pedirá más tiempo. Alrededor de 5 a 8 minutos por la mañana es adecuado.

Asimismo, no te fuerces a querer ver algo. Es un proceso natural. Si no puedes ver nada y no entras en la visión, puedes quitarte los lentes (si usas), relajar la vista y poner tu pulgar, con la mano totalmente estirada, frente a tus ojos, enfocando lo que está atrás de tu pulgar. Si te das cuenta, verás dos pulgares. Acerca y aleja el pulgar, fijando tu vista en aquello que se encuentra detrás de él. Este ejercicio te entrena para poder abrir los canales físicos y energéticos y que puedas acceder al maravilloso mundo de la Visión Holográfica.

Cuando tengas cierta experiencia, puedes hacer la Visión Holográfica con la realidad en 3D para acceder a una realidad en 4D. Te sugerimos implotar patrones lo más fractales y naturales posible. Puedes empezar con la tierra, con el pasto o un árbol así como con el cielo, las nubes, etc. Si haces la visión hacia la tierra, lo que debes hacer es fijar tu atención en cualquier punto del pasto pero la intención de tu visión la debes ubicar detrás de éste, como si quisieras ver en profundidad. Es la misma técnica que hicimos con los trazos sólo que en la realidad natural. Literalmente, comenzarás a ver cómo la realidad se vuelve “líquida”, como si oscilara, incluso el pasto puede ondear y dependiendo de tu grado de sensibilidad podrás ver líneas cosmo-telúricas como las líneas Hartmann, Curry, Wismann, Peyre o líneas Ley.

Si haces la visión en el cielo, debes fijar tu vista en una nube y podrá suceder que veas como “chispas de luz” parpadeando, luego ver como olas que oscilan en cierta dirección y, finalmente, formas con ángulos (ángeles) que crecen y decrecen en tamaño.

En fin, depende del nivel de vacío en el que te encuentres para que implotes diferentes niveles de realidad y te codifiques, ensanchando enormemente tu rango de percepción sensorial. Te sugerimos evitar hacer este proceso con materiales no fractales o formas artificiales en ordenadores. ¡Mucho menos implotar un diseño en la pantalla de la computadora!

 

Ejercicio 1:
trazos con el número áureo



a) línea corte áureo


Traza una línea recta de 10 cms., en el extremo izquierdo ponle la letra A y en el derecho la letra B. Obtén el punto medio. No midas, no saques la mitad con la regla, simplemente usa el compás. Abre el compás a más de la mitad de la línea, apóyate en A y haz un pequeño semicírculo arriba y abajo de la línea. Luego repite los pasos, pero ahora apoyado en B. Une los puntos de cruce de los semicírculos y en donde cruzan la línea recta ahí tienes el punto medio (M).

Ahora haz con tu escuadra una línea perpendicular al punto B y con el compás apoyado en B, abriendo a M, obtienes el punto C, que es el corte de la nueva línea perpendicular. Une con tu escuadra C con A y apoyando el compás en C con apertura a B, obtienes el punto D, que corta la línea A-C. Por último, apóyate con el compás en A y abriendo a D haz un semicírculo para cortar la primera línea que hicimos, la línea A-B. ¡Ese corte es el corte áureo! Si lo midieras, te darías cuenta que el corte está en el centímetro 6.18, o muy cerca de esta medida.

Punto medio (M) de línea recta AB (10 cms.)

 


Para hacer el rectángulo áureo debes trazar un cuadrado de 8 cms. Primero la línea recta A-B y con tu escuadra extiende una perpendicular hacia C, parado en B y hacia D parado en A. Saca el punto medio (M) de la línea A-B como lo describimos en el ejercicio anterior. Luego, con tu compás apoyado en M, abre a C y haz un semicírculo para cortar la extensión de la línea A-B y obtener E. Prolonga la línea D-C. Así se concluye el rectángulo áureo.

LÍnea recta con corte áureo

 

Si lo mides, te darás cuenta que tiene de largo casi 13 cms. y de alto 8 cms. Ahora podrás fractalizar el rectángulo infinitamente (mejor dicho, hasta que el detalle del trazo te lo permita). Apoyando el compás en E y abriendo a B, haz un corte con un semicírculo en la línea E-F y repite el proceso, pero esta vez apoyado en B haciendo un corte en la línea B-C. Una vez que llegues a este punto, del lado izquierdo tendrás un cuadrado y, con el último paso, se habrá creado otro cuadrado más pequeño en la parte baja del dibujo. Continúa con el proceso, ahora apoyado en F y abriendo el compás a G, traza un corte en la línea F-C y obtendrás I. Luego, apóyate en G y corta la línea G-H en J. Se creará otro cuadrado en la parte superior derecha del dibujo.

Finalmente, apóyate en I y con apertura I-C corta la línea I-J para obtener L. Apoyado en C y con la misma apertura del compás, corta la línea C-H para obtener K. Puedes continuar haciendo el mismo proceso hasta llegar al punto cero. ¿Pero cómo obtener el punto cero exacto? El punto cero es el punto de cruce de la línea A-F y la línea E-C: la cruz áurea.

Rectángulo áureo

 

c) espiral áurea



Para poder trazar la espiral áurea primero tienes que trazar el rectángulo áureo fractal. La espiral está formada de cuartos de círculos.

Debes hacer lo siguiente: apóyate en C con apertura C-D y haz un semicírculo que toque D y B. Luego, apóyate en H y abre a G, haciendo el semicírculo de B a G. Continúa con la misma lógica. Apóyate en J, abre a G y toca G e I. Después de esto, apóyate en L y abre a I haciendo el semicírculo de I a K, etc.

Obtendrás la espiral no destructiva, el camino de implosión o explosión para entrar o salir del punto cero. Esta es la forma de anidación constructiva de ondas, la óptima translación de vorticidad, la interface heterodinamica que permite el paso de la energía a la materia y de la materia a la energía.















Empresas Filiales

Empresas Filiales