info
® Copyright 2000 - 2017, Psi cogeometría® y Arquitectura Biológica® son marcas registradas y protegidas por el uso de propiedad intelectual. Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto. La distribución gratuita de esta información obedece al principio geométrico de "distribución perphecta" que se opone a las leyes neoliberales de acumulación del capital. Te agradecemos distrubuir nuestro trabajo con amor e integridad. Atte. Psicogeometría. Arturo Ponce de León y Ninón Fregoso.



/


Artículos

Geometría Sagrada

Artículo #4.4 Rectángulo, espiral áurea y espiral arquimediana: origen de los símbolos en las religiones
 
®Todos los derechos reservados. Autor del documento: Arturo Ponce de León para Psicogeometría México. Colaboración: Ninón Fregoso.Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto.

Extracto del libro "El Poder de la Vida en la Geometría Sagrada y la Arquitetura Biológica de Arturo Ponce de León y Ninón Fregoso" Adquierelo aquí

La última forma de obtener phi es mediante la fórmula matemática (√5+1)/2, que está estrechamente ligada al trazo de un rectángulo áureo. Un rectángulo que tenga de ancho “x” número, y de largo 1.618033… veces la unidad, será un rectángulo áureo. El rectángulo dorado nace de la diagonal de un doble cuadrado más la unidad y de la consiguiente extensión armónica, la √5.

La Geometría Sustentable tiene un aspecto masculino que son las líneas rectas y un aspecto femenino, las curvas. Así que, si del rectángulo áureo sacamos espirales, podemos obtener una espiral áurea como la concha del molusco de Nautilus que se acerca a esta forma.

¿De dónde obtiene el voltaje, la energía electromagnética la vida? Un huevo fresco, por ejemplo, emite ondas electromagnéticas entre los 3 y 5 milivoltios. Si tomas un huevo fresco de gallina y lo tocas con la lengua en cada uno de sus extremos (de sus polos), notarás que tienen diferente temperatura. La geometría del huevo son dos espirales áureas compartiendo un centro de implosión donde se encuentra el material genético para continuar la vida. La fuente de esta energía electromagnética es la implosión de la simetría dieléctrica de la carga.

El número áureo puede ser obtenido por la división de la secuencia numérica Fibonacci. Leonardo de Pisa, mejor conocido por su apodo Fibonacci, nació en la ciudad italiana de Pisa hacia el Siglo XIII. Decidió llevar el sistema indo-arábigo a Italia y a toda Europa, en donde aún se usaban los numerales romanos y el ábaco. La secuencia comienza con el número 0 y el número 1, el vacío y la unidad. Si sumamos el último número de la secuencia al inmediato anterior vamos creciendo en la secuencia numérica Fibonacci y si tomamos cualquier número de la secuencia y lo dividimos entre el número inmediato anterior nos vamos aproximando al valor de phi. En la medida en la que se tome un número más alejado de cero nos acercamos más a la asíntota, pero nunca tocaremos ese límite. Representa el camino del perfeccionamiento hacia la armonía. El número de oro representa el límite del camino que nos conduce al vacío.

El huevo es símbolo de fertilidad en cualquier cultura, pues está hecho con espirales áureas y porque en su punto de atención se anida la mayor concentración de ondas. Un grupo de científicos de todo el mundo, liderados por D. Winter, proponen que la diferencia de potencial eléctrico surge en la Naturaleza cuando existe fractalidad. Las ondas suman y multiplican recursivamente sus velocidades transformando la compresión en aceleración. A esta aceleración le conocemos como gravedad. Esta succión, producto de geometría fractal, es capaz de hacer que la vida florezca, que una semilla germine.


La Naturaleza pone a prueba el mejor vehículo para anidar un número infinito de ondas sin que se colapsen y se destruyan: la proporción áurea. A la forma de huevo la consideramos como un capacitor dieléctrico no linear. Explicaremos más adelante qué relación tiene esto con los diseños arquitectónicos y la capital importancia para redefinir qué es la Arquitectura y cómo podemos hacerla resonar con la vida. La vida utiliza los códigos de la Geometría Sustentable para transformar la gravedad en energía eléctrica y viceversa.

Para medir esa carga, o sea la frescura creada por el campo eléctrico, se toma un huevo de avestruz, cortado a la mitad transversalmente, se baña de lámina de oro en el interior y se usa como un instrumento de medición de la efectividad de cualquier sustancia. Es un capacitor esférico que mide el voltaje generado por el débil campo que rodea el huevo o cualquier otra sustancia. Con la ayuda de un dispositivo de medición llamado Heart Tuner se amplifican las ondas y se realiza un análisis de espectro para ver dónde tiene mayor coherencia la fuerza de la vida y dónde no la tiene. Podemos decir que la inclusividad armónica de diferentes ondas predice la predisposición de todo lo vivo, como se ha demostrado médicamente que la variabilidad del promedio del corazón define la salud. Un corazón sano es aquel que logra anidar, de manera armónica, un mayor número de frecuencias y que puede albergar un amplio rango de espectro de ondas.

La geometría de la forma que tiene una semilla es la que determina si esa semilla va a ser capaz de atraer para sí los nutrientes necesarios y germinar. Una semilla únicamente va a lograr germinar si puede atraer la molécula del agua y rotarla en cierto ángulo para que la carga del agua pase a la semilla y la nutra. El poder de atracción, de succión, de las ondas es el poder que debe tener la semilla para doblar el ángulo de entrada de la molécula de agua. El proceso comienza por encontrar el ángulo correcto de entrada, como ocurre en los procesos terapéuticos que involucran poliedros o aquellas terapias cualitativas que transforman ondas de voltaje en puntos de gravedad.


En parte esta es la base de la homeopatía.

La homeopatía, del griego homoios (`similar´) y pathos (`enfermedad´), es un método terapéutico que se basa en administrar pequeñas dosis de sustancias medicamentosas para activar las propias defensas de nuestro organismo y llegar, de forma paulatina, a la mejoría o curación de las enfermedades. Aunque ésta técnica ya se usaba desde tiempos de Hipócrates, fue S. Hahnemann, médico sajón, quien a finales del siglo XVIII puso a punto la preparación y manera de administrar estos medicamentos. Este sistema de medicina emplea algunas veces remedios carentes de ingredientes químicamente activos, pero geométricamente codificantes en ángulo, proporción, simetría y frecuencia.

La codificación que imprime las esencias florales o los remedios homeopáticos en el agua es la codificación de ciertos patrones geométricos que permiten a las células el acceso, o no, de ciertos patrones sanadores. Lo importante es el ángulo de acceso, de la misma manera que, cuando uno va a abrir la cerradura de un cajón, no importa cuánto esfuerzo se ponga en abrirla, si no se introduce la llave en el ángulo correcto, la cerradura jamás girará.

El origen del Santo Grial, en términos geométricos, proviene de rotar sobre sí una espiral áurea anclada en un punto cero. Este movimiento genera la forma de una copa, de un grial que se asocia a la manutención de la vida. Prácticamente todos los símbolos de las religiones surgen a partir de códigos geométricos.


El símbolo del corazón alado Sufi surge a partir de rotar dos espirales áureas, recorriendo el camino del Santo Grial.

El símbolo del Om en el Hinduísmo es una fracción del corte transversal de un toroide; la cruz, en el Cristianismo, es el cruce de la razón áurea; en la religión Musulmana, encontramos la estrella pentagonal con su intrínseca referencia al número áureo y el crecimiento de dos círculos radiados, además, el nombre de Allah (como una w) es la parte de abajo del corte transversal de un toroide; el doble triángulo o doble tetraedro imbricado da origen a la Estrella de David símbolo del Judaísmo; y finalmente en el Budismo encontramos el doble octaedro rotado, inscrito en un círculo o toroide.

Los dos tipos de espirales que más utiliza la Naturaleza son la espiral áurea, que vimos anteriormente, y la espiral arquimediana.

El matemático y científico griego Arquímedes definió la espiral arquimediana como aquella cuya distancia, desde el punto de anclaje (o punto cero), crece en una razón fija y sucesiva. Su progresión es 1,2,3,4,5,6… Encontramos la espiral arquimediana en una bobina, en un rollo de papel, en una cuerda enrollada.

La hélice es una versión en tres dimensiones de la espiral arquimediana encontrada en un tornillo, por ejemplo. La espiral arquimediana se utiliza en Geometría Sustentable para almacenar la mayor cantidad de información posible en el menor espacio.








Empresas Filiales

Empresas Filiales