info
® Copyright 2000 - 2017, Psi cogeometría® y Arquitectura Biológica® son marcas registradas y protegidas por el uso de propiedad intelectual. Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto. La distribución gratuita de esta información obedece al principio geométrico de "distribución perphecta" que se opone a las leyes neoliberales de acumulación del capital. Te agradecemos distrubuir nuestro trabajo con amor e integridad. Atte. Psicogeometría. Arturo Ponce de León y Ninón Fregoso.

/

Artículos

Histeria y Obsesión

Artículo #A4: “Rasgos de neurosis histérica y neurosis obsesiva
 
®Todos los derechos reservados. Autor del documento: Arturo Ponce de León para Psicogeometría México. Colaboración: Ninón Fregoso.Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto.

Desarrollo

a. Antecedentes de la neurosis histérica
b. Neurosis histérica y conflicto psíquico
c. Histeria de angustia
d. Histeria de conversión
e. Represión como mecanismo de defensa en la neurosis histérica
f.  Primera y segunda tópica de Freud en la histeria
g. Estados del “yo histérico”
h. Características de personas histéricas
i.  La ansiedad en la neurosis histérica
j.  Neurosis obsesiva
k. Características de la personalidad obsesiva
l.  La escucha del psicoanalista en la histeria
m.La ansiedad en la entrevista

 

Marco teórico

Antecedentes de la neurosis histérica

La definición de neurosis en el diccionario de Psicoanálisis de Roudinesco  nos dice que el termino neurosis fue propuesto en 1769 por el medico escocés William Cullen para designar las enfermedades nerviosas que entrañan un trastorno de la personalidad.  La palabra histeria deriva del griego “hystera”, que significa matriz, útero; se trata de una neurosis caracterizada por cuadros clínicos diversos. 

A partir de 1893 fue empleado por S. Freud y se aplica a las “enfermedades nerviosas cuyos síntomas simbolizan un conflicto psíquico reprimido de origen infantil.”    Este concepto evolucionó y se encuentra actualmente en el lugar de una estructura tripartita de conflicto psíquico junto con la psicosis y la perversión.     Freud nos dice que en la neurosis ocurre una cierta perdida de la realidad, “el yo, en vasallaje a la realidad, sofoca un fragmento del ello”.  

Existen muchas manifestaciones de los conflictos psíquicos, para comprenderlas de una mejor forma, el psicoanálisis ha identificado tres grandes conflictos centrales: la neurosis, la psicosis y la perversión.  La neurosis es producto de la represión, la psicosis es producto de la forclusión y la perversión es producto de la renegación.  Dentro de la neurosis encontramos tres tipos: la neurosis histérica, la neurosis fóbica y la neurosis obsesiva.

 

Neurosis histérica y conflicto psíquico

Nasio nos dice que “la neurosis es una mala manera de defenderse, la manera inapropiada que, sin saber, empleamos para oponernos a un goce inconsciente y peligroso.”   Lo que se pretende es conseguir sustituir un goce inconsciente y peligroso por un sufrimiento conciente, soportable. En el caso de la neurosis histérica la carga irá a parar al cuerpo constituyendo un síntoma somático, dando lugar a la conversión. Es decir, el histérico sufre conscientemente en el cuerpo, convierte el goce intolerable en sufrimiento corporal.  

Continúa Nasio y nos dice que podemos pensar la “neurosis como una respuesta frente a la castración. Habiendo atravesado por el registro de la castración, el histérico reprime lo visto.”  Nasio nos dice que el fantasma de castración inconsciente de la histeria en el caso de la niña consiste en que “una niña descubre visualmente el cuerpo desnudo de su madre y se ve castrada como ella (…) sorprendida ante el cuerpo castrado de su madre y confirmándosele así su propia castración, se ve asaltada por la incontenible apetencia de tener ese falo que le falta”  

Para el histérico el fantasma de castración es una pantalla protectora, una defensa contra el goce máximo que perturba su manera de percibir a los seres amados u odiados.  Por eso el histérico ama u odia a su pareja según la percepción de su fuerza o de su debilidad fálica.  Por lo tanto, el cuerpo real del histérico es invadido por el fenómeno de falización.  El cuerpo del histérico pasa a ser el falo, es aquel que le faltaba a la madre, al Otro castrado en el fantasma de la castración.  El histérico es un cuerpo-falo que sufre de un narcisismo y de una nada de genitalidad.  La angustia de castración se convierte en una inhibición sexual. 

En suma, la génesis de la histeria se resume así: “el deseo conduce al goce, el goce suscita el fantasma, el fantasma contiene la angustia y la angustia, se transforma en sufrimiento”.

Massota nos dice que la paradoja de la vida sexual del histérico es una “erotización excesiva y dolorosa del cuerpo no genital e inhibición de la zona genital”  , se debe al fantasma inconsciente de la castración.  Por una lado tiene “miedo y repulsa de un goce ilimitado que amenaza la integridad de todo el ser” (todo el cuerpo histérico); y por el otro surge una angustia ante la “amenaza de una castración dirigida a una parte limitada del cuerpo: el falo”.   

Continua Massota y nos dice que “cuando el niño recibe su libido como energía del deseo de la madre” se le llama una relación de “autoerotismo”, la misma relación auto erótica es la vida de la sexualidad narcisista del histérico. Para la mujer histérica que no ha aceptado su castración, su hijo cubre su falta.

 

Histeria de angustia

La histeria de angustia es “la manifestación del hecho de que una cantidad de energía no es dominada”.   Freud nos habla de tres términos: la angustia ante un peligro real, la angustia automática y la señal de angustia.  La angustia ante un peligro real es la angustia del sujeto caracterizada por lo que la motiva, es decir, un peligro exterior cuya causa es la inmadurez biológica del hombre;  la angustia automática es una reacción a una situación traumática de origen social, es una reacción de defensa espontánea;  la señal de angustia es la reproducción de forma atenuada de una situación traumática experimentada primitivamente.  Es un mecanismo puramente psíquico que funciona como símbolo mnemico que le permite al yo reaccionar mediante una defensa.

Lacan nos dice que la angustia surge “cuando un sujeto es confrontado a la falta de la falta, es decir, a una alteridad omnipotente que lo invade al punto de destruir en él toda facultad de deseo.”

 

Histeria de conversión

Nasio nos dice que la “conversión es, desde el punto de vista económico, la transformación de un exceso constante de energía que pasa del estado psíquico al estado somático.”  Esto se describe como la sobrecarga energética que se suelta de la representación intolerable. Esta sobrecarga conserva su naturaleza de exceso y resurge transformada en sufrimiento corporal en forma de hipersensibilidad dolorosa o en forma de inhibición sensorial o motriz. El sufrimiento de un síntoma somático es una energía equivalente a la energía de excitación del trauma inicial, exceso de afecto sexual que se compara con un orgasmo.

La conversión se considera como un modo de realización del deseo: un deseo siempre insatisfecho por miedo a llegar al goce. El conflicto nuclear de la neurosis histérica es la imposibilidad para el sujeto de liquidar el complejo de Edipo y evitar la angustia de castración, lo que lo llevaba a rechazar la sexualidad. 

Los vómitos atípicos, crisis de llantos, afonía (mutismo), parálisis histérica de la marcha; son una manera irregular y neurótica que se vale el histérico para vivir su sexualidad infantil. Los síntomas de conversión han de ser tenidos por equivalentes corporales de satisfacciones masturbatorias infantiles.  Freud sustituye el término de histeria de defensa por la “histeria de conversión”.

 

Represión como mecanismo de defensa en la neurosis histérica

Los mecanismos de defensa son el “conjunto de manifestaciones de protección del yo contra las agresiones interiores y exteriores, capaces de constituir fuentes de excitación y ser de tal modo factores de displacer.”   La defensa se erige contra la sexualidad. En una neurosis histérica el mecanismo de defensa es provocado por una defensa inadecuada del yo: la represión.   Reprimir es “aislar, se reprime o se aísla o aleja es la representación, así el Yo conservara un traumatismo psíquico interno.  La defensa persigue el objetivo de separar la representación perturbadora del afecto ligado originalmente a ella.

Para Freud la represión es el “proceso que apunta a mantener en el inconsciente todas las ideas y representaciones ligadas a pulsiones cuya realización, generadora de placer, afectaría el equilibrio del funcionamiento psicológico del individuo al convertirse en fuente de displacer.  Es el núcleo original del inconsciente.”

 

Primera y segunda tópica de Freud en la histeria

En la primera tópica freudiana encontramos que: “la neurosis histérica y cualquier neurosis es provocada por la acción patógena de una representación psíquica no consciente y cargada de afecto o monto energético”.    El niño fue victima impotente de una seducción sexual proveniente de un adulto.  Un trauma es “demasiado afecto inconsciente en ausencia de la angustia necesaria que, al producirse el incidente, hubiese permitido al Yo del niño soportar la tensión excesiva. Si hubo trauma fue porque la angustia que debió haber surgido faltó”. 

En la segunda tópica freudiana la causa principal de la histeria ya no radica en la actividad inconsciente de una representación sobre investida, sino que se despliega respondiendo al fantasma. Este fantasma es tan inconsciente y esta tan sometido a la represión como la representación intolerable de la 1ª teoría, y también es portador de un exceso insoportable de afecto, exceso que ahora se llama angustia. Angustia que, al desbaratar la acción de represión, hallará su expresión en un trastorno del cuerpo. 

“La causa de la histeria no es un accidente mecánico exterior y fechable en la historia del paciente (1er teoría), sino el fantasma de la huella psíquica sobreinvestida de afecto (2da teoría).” 

La imagen inconsciente del cuerpo es la que se desconecta del cuerpo que estuvo en juego en la escena traumática y altamente investida por una carga sexual, un detalle, una postura del cuerpo del adulto seductor o del niño seducido, pueden constituir el contenido imaginario de la representación inscrita en el inconsciente y sobre la cual va a fijarse el exceso del afecto sexual.

 

Estados del “yo histérico”

Nasio nos dice que existen tres estados o posiciones del yo histérico: primero, un yo insatisfecho, le llamaremos pasivo pues el yo se encuentra en espera de recibir del Otro la respuesta que frustra; segundo, un yo histerizador, de tipo activo pues transforma la realidad concreta en un espacio erotizado por él mismo; y tercero, el yo tristeza, pues cuando tiene que afrentar la verdad de su ser no sabe si es un hombre o una mujer. 

El yo insatisfecho  teme el “peligro de vivir la satisfacción de un goce máximo que lo haga desaparecer, ya que si lo viviera, lo volvería loco, lo disolvería”.  Es un yo que tiene miedo a vivir el deseo del goce.  Así que el histérico se prueba a si mismo y al mundo que no hay mas goce que el goce insatisfecho; los seres que ama u odia desempeñan el papel de un Otro insatisfactorio.  “El histérico impone al lazo afectivo con el otro  la lógica enferma de su fantasma inconsciente.  Un fantasma en el que él encarna el papel de víctima desdichada y constantemente insatisfecha.”

El yo histerizador  es aquel que hace que “nazca en el cuerpo del otro un foco ardiente de libido”.  El histérico crea fantasmas sensuales de tal forma que cualquier elemento en la realidad puede disparar un orgasmo auto erótico.  Su sexualidad se acerca mas a los juegos sexuales infantiles del goce masturbatorio que a un intento real de concretar una relación sexual.

El yo tristeza  es el juego del histérico de las identificaciones múltiples y contradictorias para permanecer lejos de su identidad de ser sexuado.  La tristeza se explica porque responde al vacío y la incertidumbre de su identidad sexual.  Suelen agobiarse como viéndose relegados a un lugar de exclusión, la exclusión de su propia definición sexual.  “El sujeto histérico ya no es un hombre, ya no es una mujer, ahora es el dolor de insatisfacción”.  El sujeto histérico puede adoptar tanto el papel de “hombre como el de mujer, pero sobre todo el papel del tercer personaje que da lugar al conflicto o, por el contrario, gracias al cual el conflicto se resuelve”.  El histérico quiere ocupar el “papel del excluido”, la tristeza se explica por el hecho de “verse relegado a este lugar de excluido.”  

 

Características de personas histéricas

Millon  nos dice que algunas de las características psicológicas de las personas histéricas pueden ser: la emocionalidad exagerada y búsqueda permanente de la atención de los demás; conducta sexual seductora; preocupación por su atractivo físico; incomodidad en situaciones si no es el centro de atención; expresividad emocional cambiante; acciones que buscan la satisfacción inmediata; no tolerancia a la frustración; no tolerancia a la demora de recompensas; lenguaje "impresionista” que no incluye detalles.

Las personas histéricas tienen un egocentrismo muy acentuado; sentimientos aparentemente intensos pero volubles y cambiantes fácilmente; falta de inhibiciones y limitado autocontrol; comportamiento dramático con cierto tipo de exhibicionismo; susceptibilidad ante la sugestión; tendencia a la imitación por su elevado nivel de sugestibilidad.

Algunas formas de llamar la atención son mediante la simpatía y la confianza aunque también puede utilizar el chantaje y mostrarse como personas enfermas. Son personalidades superficiales con actitudes y sentimientos polarizados, es decir, que cambian en breves momentos de decisión y estado de ánimo.

Además son personas que pueden presentar escaso interés por el estudio y las realizaciones de orden intelectual; aparente actitud de dependencia y necesidad de protección; habilidad para manejar a los otros y una incapacidad para amar profundamente. En las mujeres histéricas coexiste la frigidez con la coquetería, e incluso, en ocasiones, con la promiscuidad sexual.

Uno de los aspectos más importante de la histérica es el juego que realiza a través de su imagen, especialmente a través de su imagen corporal, que constituye un elemento importante para la seducción.

Freud  nos dice que "la sintomatología de la histeria, se compone de una serie de síntomas somáticos y psíquicos” entre los síntomas somáticos encontramos: “ataques convulsivos, zonas histerógenas, perturbaciones de la sensibilidad y de la actividad sensorial, parálisis, contracturas.”

Freud dice que los síntomas psíquicos incluyen: “alteraciones en el discurso, alteraciones en la asociación de representaciones, alteraciones de inhibiciones de la actividad voluntaria, alteraciones de acentuación, sofocación de sentimientos, modificaciones en la distribución normal y de las magnitudes de excitación estables, inconstancia de la voluntad, cambios de talante, acrecentamiento de la excitabilidad con relajación de todos los sentimientos altruistas, excedente de excitación en el sistema nervioso.”

 

La ansiedad en la neurosis histérica

Como nos dice Millon, en todas las neurosis la ansiedad es una reacción que originalmente es normal y útil para la supervivencia pero que se desvirtúa al aumentar tanto en intensidad y frecuencia.  Puede ser que en lugar de ser un mecanismo defensivo provechoso, se convierte en una fuente de sufrimiento y de incapacidad. Si esta respuesta desproporcionada se hace crónica estamos ante una neurosis de ansiedad o neurosis de angustia. La ansiedad puede aparecer de dos formas: en un estado permanente o en ráfagas, separadas por intervalos de aparente normalidad.

A su vez, el individuo tiene que haber tenido dificultades para controlar ese estado de constante preocupación y aprehensión, acompañados de al menos otros tres síntomas tales como inquietud, fatiga prematura, desconcentración, irritabilidad, tensión muscular y trastornos en el sueño.

 

Neurosis obsesiva

Según el diccionario psicoanalítico de Roudinesco, “la neurosis obsesiva (o neurosis de coacción) es, junto con la histeria, la segunda gran enfermedad neurótica de la clase de las neurosis”.   Tiene por origen un conflicto psíquico infantil, y una etiología sexual caracterizada por una fijación de la libido en el estadio anal.  En el plano clínico, se pone de manifiesto por ritos conjuratorios de tipo religioso, síntomas obsesivos y por permanece rumiación mental, en la que intervienen dudas y escrúpulos que inhiben el pensamiento y la acción.

Dice Freud que “la histeria es la consecuencia de un pánico sexual presexual mientras que la neurosis obsesiva es la consecuencia de un placer sexual presexual que se transforma más tarde en reproche.”

En 1913 en el libro “Tótem y tabú” , Freud nos habla que la neurosis obsesiva está ubicada bajo el signo de la religión.  Nos dice que “la histeria es una imagen distorsionada de una creación artística, mientras que una neurosis de compulsión (obsesiva) es la imagen distorsionada de una religión”.  La obsesión se relaciona con una “regresión de la vida sexual a un estadio anal y le sobreviene un sentimiento de odio propio de la constitución misma del sujeto humano.”  Para Freud, era el odio, antes que el amor, lo que estructuraba el conjunto de las relaciones entre los hombres, obligándolos a defenderse mediante la elaboración de una moral.

En 1926, en el artículo “Inhibición, síntoma y angustia” , Freud nos dique que el desencadenante de la neurosis obsesiva seria “el miedo del yo a ser castigado por el superyó.  Mientras el superyó actúa sobre el yo como un juez severo y rígido, el yo se ve obligado a resistir las pulsiones destructivas del ello, desarrollando formaciones erráticas que toman la forma de escrúpulos, limpieza, sentimientos piadosos y de culpa.”

 

Características de la personalidad obsesiva

Freud nos dice que la organización sexual de la persona obsesiva es el erotismo anal, y esa analidad está también presente a través de cualidades como ser “ordenadas, ahorrativas y pertinaces”.   Constatando la analogía entre la religión (cuyos rituales tienen un sentido) y el ceremonial de la obsesión (en el que esos mismos rituales sólo responden a una significación neurótica), Freud caracteriza la neurosis como una religión individual, y la religión como una obsesión universal.

Capellá  nos dice que la neurosis obsesiva consiste en la formulación de un pensamiento que se presenta de forma repetitiva y persiste, sin que el individuo pueda apartarlo de su mente. El pensamiento obsesivo es aquel en el que la persona afectada realiza un discurso interminable, y con frecuencia cíclico, de forma reiterada, sin que ello le permita llegar a ninguna conclusión práctica ni desviar su atención del tema, con lo que le impide concentrarse en otros pensamientos o acciones. Cuando el individuo afectado se halla en un estado depresivo, con frecuencia los pensamientos obsesivos giran en torno al tema de la muerte y del suicidio.

La duda obsesiva aparece cuando la persona no puede convencerse de haber realizado un acto determinado, tal como cerrar la llave del gas o la puerta del piso, y de forma reiterada se siente obligado a cerciorarse de ello una y otra vez.

La neurosis obsesiva se caracteriza por: perfeccionamiento, obstinación, frialdad relacional, duda y rigor moral. El perfeccionismo consiste en que la persona obsesiva está exageradamente pendiente de los detalles, los procedimientos, el orden y la organización, frecuentemente en detrimento del resultado final.

La obstinación consiste en que la persona obsesiva es testaruda, insiste obstinadamente para que las cosas se hagan como él las entiende y según sus reglas. La frialdad relacional implica que la persona obsesiva tiene dificultad para expresar emociones cálidas, es a menudo muy formal, frío y envarado.

La duda tiene que ver con la dificultad en tomar decisiones, por temor de cometer una equivocación, tergiversa y racionaliza exageradamente. El rigor moral implica que la persona obsesiva es concienzuda y escrupulosa en extremo.




Bibliografía


ºBleger, José. Temas de psicología. Nueva visión, Buenos Aires, décima edición, 1989
ºCapella, A., La histeria y lo obsesivo. Análisis de la clínica psicoanalítica,  Barcelona, Ed. Herder, 1996
ºEtchegoyen, Horacio, Los fundamentos de la técnica psicoanalítica, Amorrortu, Buenos Aires, 1998
ºFreud, S., Obras completas, La pérdida de la realidad en la neurosis y la psicosis, Amorrortu, Argentina, Vol. XIX, (1924) 
ºFreud, S., Obras completas, Carácter y erotismo anal, Amorrortu, Argentina, Tomo IX
ºFreud, S., Obras completas, Tótem y tabú, Amorrortu, Argentina, Tomo XIII
ºFreud, S., Publicaciones prepsicoanalíticas  y manuscritos inéditos en la vida de Freud, Obras completas, Amorrorutu, Argentina, Vol 1 (1888)
º Masotta, Oscar, Lecciones de introducción al Psicoanálisis, Barcelona, Gedisa, 2000
ºMillon, T., Trastornos de la personalidad en la vida moderna, Ed. Masson, Barcelona, 2001
ºNasio, J. D., El dolor en la histeria, Paidós, Argentina, 1991
ºRoudinesco, E., Diccionario de psicoanálisis, Ed. Paidós, Argentina, 2003












Empresas Filiales

Empresas Filiales