info
® Copyright 2000 - 2017, Psi cogeometría® y Arquitectura Biológica® son marcas registradas y protegidas por el uso de propiedad intelectual. Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto. La distribución gratuita de esta información obedece al principio geométrico de "distribución perphecta" que se opone a las leyes neoliberales de acumulación del capital. Te agradecemos distrubuir nuestro trabajo con amor e integridad. Atte. Psicogeometría. Arturo Ponce de León y Ninón Fregoso.

/

Artículos

Noeliberalismo

Artículo #A1: "Neoliberalismo: algunos de sus efectos en la sociedad y en la subjetividad"
 
®Todos los derechos reservados. Autor del documento: Arturo Ponce de León para Psicogeometría México. Colaboración: Ninón Fregoso.Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto.

“La guerra es un asunto de importancia vital para el Estado, es la provincia de la vida y de la muerte, el camino que lleva a la supervivencia o a la aniquilación. Es indispensable estudiarla a fondo” - El Arte de la Guerra. Sun Tzu.

Introducción

La guerra en el nivel social refleja intereses opuestos y contradictorios entre grupos y naciones mientras que el conflicto en el nivel psíquico refleja la lucha entre el deseo y la prohibición del deseo, este ultimo expresado en la aparición del síntoma.   El neoliberalismo produce enfrentamientos y afecta ambos niveles de realidad: la subjetividad individual y el entorno social y cultural.  Es de particular interés estudiar ambas manifestaciones así como una posible propuesta, desde la psicología, para enfrentar este conflicto de opuestos aparentemente irreconciliable. 

Es este ensayo reflexiono sobre el modelo neoliberal y cómo afecta la subjetividad y la cultura en México y en el mundo.   Pienso en algunas de las posibles consecuencias que surgen de la interacción entre el sujeto y el modelo neoliberal así como el lugar del deseo y los efectos que tiene en la transformación de la subjetividad del mexicano y el posterior cambio de valores y conductas.  Relaciono la importancia de este impacto en el reordenamiento de las familias y la situación de pareja así como la perdida de la identidad cultural, la perdida de sentido y la “objetivación” de los sujetos.

La aprobación del Senado de EU para la construcción del muro fronterizo que dividirá México de EU confirma, de alguna manera, el sentido profundo del neoliberalismo: “la inútil unidad mundial que fragmenta y destruye naciones”  .

Me pregunto sobre el impacto que tiene el neoliberalismo en la vida cotidiana y en los modos de ser del sujeto. Cuestiono la validez del discurso dominante en torno a la concepción gubernamental que afirma que el modelo neoliberal es el único modelo posible de ser. Finalmente, hago algunas reflexiones sobre las posibles soluciones que la psicología podría ofrecer para facilitar la resistencia y la consecuente creación de coherencia en el sujeto.
Desarrollo

 

Cultura y subjetividad: ¿qué implica el neoliberalismo?

Escribe Galende que la subjetividad es “cultura singularizada tanto como la cultura es subjetividad (objetivizada en los productos de la cultura, las formas de intercambio y las relaciones sociales concretas que la sostienen, pero también en las significaciones y los sentidos que organizan la producción cultural)”.  

Para Freud es el inconciente reprimido el fundador de la cultura, dice que la cultura “designa toda la suma de operaciones y normas que distancian nuestra vida de la de nuestros antepasados animales, y que sirven a dos fines: la protección del ser humano frente a la naturaleza y la regulación de los vínculos recíprocos entre los hombres”  La cultura es la cosmovisión de un pueblo o de una persona, es el mundo simbólico que permite interpretar la realidad, es la red de significaciones.  La cultura es el saber, las creencias, las leyes, que le dan identidad al hombre y lo diferencian de otras culturas, es decir, son los bienes materiales y espirituales.

La globalización moderna, el neoliberalismo, es un modo de ser que transforma las relaciones económicas, sociales, culturales y psicológicas, mediante un proceso de creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países y personas del mundo.  Busca unificar mercados, sociedades y culturas, a través de una serie de cambios sociales, económicos y políticos que adquieren dan un carácter global.  La globalización “esta dirigida por Occidente y lleva la fuerte impronta del poder político y económico estadounidense” .  Es altamente desigual en sus consecuencias pues hace que los países ricos sean cada vez más ricos y los países pobres cada vez más pobres.

La economía de mercado, la competitividad y el librecambio, constituyen en la práctica los pilares básicos del modelo neoliberal de sociedad.  La disciplina económica es estricta, mientras que las políticas fiscales y sociales no se encuentran igualmente determinadas.  El polo norte del mundo, la Unión Europea y los EUA, pretenden garantizar un crecimiento económico continuado; reestructurar su capacidad productiva; mejorar sus infraestructuras y comunicaciones así como reforzar su papel internacional y su capacidad militar. 

En un comunicado del EZLN, Marcos dice que “la globalización moderna, el neoliberalismo como sistema mundial, debe entenderse como una nueva guerra de conquista de territorios.”  Pero no solo conquista territorios sino que conquista los territorios de la subjetividad.  La globalización moderna crea algunos de los siguientes efectos sociales y culturales: primero, destruye las bases materiales de la soberanía nacional, es decir, las bases históricas sobre las cuales se puede sustentar la coherencia cultural de un pueblo; segundo, esta destrucción produce un despoblamiento cualitativo en sus territorios, busca prescindir de todos aquellos individuos que son inútiles o no aptos para la nueva economía de mercado.  Y en este rubro se encuentran la mayoría de los mexicanos, fundamentalmente los indígenas además de todos aquellos que no sean sujetos de crédito; tercero, luego de este despoblamiento, el neoliberalismo a través de los centros financieros opera una reconstrucción de los Estados Nacionales y una reordenación según “la nueva lógica del mercado mundial, es decir, los modelos económicos desarrollados se imponen sobre relaciones sociales débiles o inexistentes.”

Pero no se trata sólo de una destrucción material de las bases materiales de los Estados Nacionales, también se trata de una destrucción histórica y cultural. “El digno pasado indígena de los países del continente americano, la brillante civilización europea, la sabia historia de las naciones asiáticas, y la poderosa y rica antigüedad del África y Oceanía, todas las culturas y las historias que forjaron naciones son atacadas por el modo de vida norteamericano. El neoliberalismo impone así una guerra total: la destrucción de naciones y grupos de naciones para homologarlas con el modelo capitalista norteamericano.”   El neoliberalismo busca acabar con la cultura de los pueblos pues busca terminar con las bases materiales que le brindan la posibilidad a las personas de crear significados, o de crear una matriz de significación donde se puedan intercambian y adoptar nuevos elementos.

Respecto a la fragmentación del mundo por el modelo neoliberal, podemos observar como EUA recientemente destinó mil 200 millones de dólares en la construcción de un muro fronterizo que dividirá éste país de México, “el Senado de Estados Unidos aprobó esta noche por 80 votos a favor y 19 en contra, la construcción de una barda de mil 125 kilómetros en la frontera con México, para intentar frenar la inmigración indocumentada” .  Esta frontera es una forma en la que los países del norte ratifican la ideología de ruptura, aislamiento, selectividad y los valores fragmentarios que buscan imponerle al mundo.

De la misma forma que la revolución industrial había permitido el reemplazo del músculo por la máquina, “la actual revolución informática apunta al reemplazo del cerebro (al menos de un número cada vez más importante de sus funciones) por la computadora. Esta "cerebralización general" de los medios de producción es acelerada por la explosión de nuevas investigaciones en las telecomunicaciones y por la proliferación de los cybermundos." 

 

Algunos efectos del neoliberalismo en la cultura, sociedad y familia

Podemos mencionar que en la realidad social, el neoliberalismo tiene algunos efectos perversos como son la generación de desigualdades entre el Norte y el Sur.  Beck  comenta que en el Norte y en el Sur hay dualización social como resultado de las limitaciones establecidas al Estado respecto al gasto social por parte del FMI (Fondo Monetario Internacional), BM (Banco Mundial), Bancos centrales, o las condiciones impuestas por la OMC (Organización Mundial de Comercio) o las multinacionales respecto a incentivos a las empresas, condiciones fiscales y laborales. Además del crecimiento de las grandes redes delictivas en torno a las drogas, las armas, la inmigración, la prostitución, la pederastia o incluso la adopción de niños y niñas.

Comenta Castells  y Galende  que algunos de los efectos que el neoliberalismo crea en la cultura y la sociedad son: la perdida del poder de decisión de los Estados Nacionales; la imperancia del mercado sobre todas las relaciones sociales; el auge de los centros financieros internacionales; la monopolización de servicios y productos; la sobre existencia de los medios de comunicación masivos y la sobre valoración de lo esópico (lo que se ve en los medios tiene carácter de real - si no se pone en foto o se filma, no es real); la economía de mercado; la perdida de significaciones sociales como son los ritos, las ceremonias y los mitos locales, sustituyéndolos por el festejo de “días internacionales” impuestos arbitrariamente, en la mayoría de los casos sin estar ligados a un contexto histórico; el rompimiento de lazos culturales e históricos; el reemplazo de la singularidad histórica por la totalidad del hiperespacio moderno como son los “malls” o las grandes plazas comerciales; la omnipresencia de productos y servicios que mantienen una misma imagen sin importar la latitud en la que se encuentran, generando así, un desprecio por la singularidad local; la búsqueda de la creación de un mundo de imágenes mediante la espectacularización y la simulación que permite la comunicación electrónica. 

Basta ver lo que sucedió en las pasadas elecciones presidenciales en México: una lucha a muerte entre spots publicitarios, el sube y baja de los “raitings” y la salida victoriosa de quien paga mas caro, de quien es apoyado por los grandes intereses internacionales.

La familia tradicional esta cambiando con la influencia de la globalización, comenta Giddens .  La familia tradicional es una unidad económica y política que busca preservarse en el tiempo.  El neoliberalismo crea modificaciones en la familia como resultado de la incorporación de las mujeres al trabajo fuera de casa y de la presión laboral que soportan las parejas jóvenes. Crea una crisis de las instituciones tradicionales: la familia, la asociación, la iglesia, el partido político, el sindicato e incluso la empresa.

Antes, el mismo empleo, la misma familia, la misma fe, el mismo barrio, el mismo partido, para toda la vida, “cómodamente instalados”. Incluso el conflicto social estaba claramente definido y articulado a través de conceptos como el de clase social que ya no resultan válidos.  Ahora, la familia, la fe, el barrio y el partido político han de cambiar intempestivamente según los caprichos del individuo que se ve influenciado, la mayoría de las veces, por los medios masivos de comunicación y las decisiones del mercado. 

La crisis del Estado de Bienestar ha generado un discurso que trata de devolver a la familia y a otros lazos sociales (parentesco, amistad, vecindad o voluntariado) funciones que habían sido asumidas por el Estado. Sin embargo, estas responsabilidades recaen, básicamente, en las mujeres.

Nada tan perenne, ni tan funcional como la familia, capaz de adaptarse a las características que cada época requiere. La familia sigue siendo hoy una institución totalmente imprescindible, a pesar de todos los cambios que ha sufrido. El propio concepto de familia ha evolucionado.

Jelin, E.  sustenta que hoy en día no solo la familia tradicional (padres e hijos, con o sin los abuelos) tiene espacio.  Existen las familias de parejas sin hijos (casadas o conviviendo), parejas mixtas de distinta raza o cultura, núcleos monoparentales, parejas homosexuales con o sin hijos, parejas reconstituidas con hijos de anteriores matrimonios y tal vez hijos comunes e incluso grupos entre los que no existe consanguinidad.  La familia de hoy, más abierta y flexible, sigue ocupando un lugar insustituible porque ayuda al equilibrio psicológico, afectivo y al cuidado de sus miembros, además de satisfacer muchas otras necesidades.

La familia es considerada todavía como “lo único con lo que se puede contar de verdad”  y es indiscutiblemente uno de nuestros bienes más preciados.
En contraste con los valores neoliberales, la familia mexicana - sobre todo sus mujeres - proporciona ayuda al equilibrio psicológico y afectivo de los miembros, su papel recae en darle sentido a los valores de ayuda y respeto. También las relaciones entre padres, madres e hijos han variado significativamente. Aunque quizás no sea oportuno hablar de democracia en este contexto, las relaciones entre padres, madres e hijos se han redefinido desde la afirmación de la dignidad y los derechos de los niños.

Sin embargo, la globalización ha transformado la visión sobre el matrimonio.  La pareja se ha convertido en algo más importante que la familia y la pareja busca ante todo la intimidad y la comunicación emocional para establecer un vínculo y continuación.  La relación de pareja se sustenta en la confianza activa y en un mostrarse tal cual se es y ya no solamente descansa sobre los ideales de perpetuidad e inmovilidad.

La revolución sexual ha liberado la sexualidad de la exclusiva función reproductora, y la lucha por la igualdad de las mujeres ha transformado las relaciones entre hombres y mujeres, ubicándolas en un contexto más pleno y humano.  Sin embargo, el escritor Andrés de Luna comenta que hay una sobre-exposición de lo sexual pero esto no necesariamente se traduce en una mayor conciencia erótica: ''lo que existe es un gran simulacro, no hay una cultura erótica, lo que hay es una sexualidad mediática pero poca concreción. Sexo vicario".

Para Anthony Giddens, “de todos los cambios que ocurren en el mundo, ninguno supera en importancia a los que tienen lugar en nuestra vida privada –en la sexualidad, las relaciones, el matrimonio y la familia-. Hay en marcha una revolución mundial sobre cómo nos concebimos a nosotros mismos y cómo formamos lazos y relaciones con los demás”.

 

Algunos efectos del neoliberalismo en la subjetividad

Pero no es solo en el terreno social y cultural donde el neoliberalismo penetra con mayor fuerza.  Observamos que algunos de los efectos que genera el neoliberalismo en el nivel de realidad del sujeto y de la subjetividad son: el modo de ser social del neoliberalismo busca imponer lo imaginario sobre lo real y busca hacer del consumo y los valores de competencia los fines últimos.  Dice Andrés de Luna: “el problema es que todo nos aleja del cuerpo del otro, que cada vez se vuelve más como un planeta muy lejano. Eso a mí me parece deplorable; que el simulacro remplace a la realidad siempre va a resultar cuestionable".

Otros efectos en la subjetividad son: la caída de los ideales sociales y la consecuente desvalorización de la justicia social buscando la imposición de ideales huecos de libertad y justicia; el cambio de valores humanos (como son la solidaridad, el respeto por la diferencia, el apoyo mutuo, entre otros) por valores de consumo, ideales de juventud, éxito y autonomía individualista; la búsqueda de los valores de empresa - eficacia y la funcionalidad - en todas las relaciones humanas; la sustitución de símbolos y representaciones sociales por logotipos e “historias de éxito” de las empresas; la proliferación de fundamentalismos religiosos, políticos, económicos; el reconocimiento de la existencia de individuos pero el desconocimiento de su identidad como sujetos.

En términos psicológicos este proceso de uniformización cultural hace que los sujetos busquen construir su propia identidad por oposición y no a través del diálogo.  Esto surge como una necesidad de reforzar los sentimientos de pertenencia e identidad.

Es como si el neoliberalismo buscara imponer una nueva religión: individualismo, consumismo, hedonismo, utilitarismo, visión corto-placista. La “cultura de la satisfacción” , en palabras de JK Galbraith.

Este modo de ser social genera angustia, pues el sujeto siente que no pertenece al mundo, que no se puede sostenerse en el lugar de la relación con el Otro.  Y busca llenar este vacío mediante el consumo de productos o servicios.  Considero que el conflicto fundamental reside en el hecho de que el neoliberalismo hace un juego perverso, pues seduce a quien consume y le hace sentir que va a zurcir “la falta” (aquella que permite la existencia del deseo y es producto de la aceptación de la castración) pero que lejos de proveerle un sentido de vida, lo deja mas vacío en cuanto al significado de lo que en realidad es el sujeto.  El consumo solo le provee de una satisfacción pasajera invitándolo a una búsqueda perpetua del goce de la sensación.

Este juego deja desprovisto al sujeto de metas a largo plazo y en su lugar le brinda un sinnúmero de metas cortoplazistas que lo despojan de un sentido y significación profunda en la vida.  El sujeto se vive en constante comparación surgiendo así un exceso de un sujeto narcisista que vive el endiosamiento de las sensaciones y la exaltación de los sentidos por sobre todas las cosas.

El modo de ser del neoliberalismo concibe al sujeto como un objeto de placer y no como una persona con una extensa gama de valores.   En este esquema, la libertad se reduce a la libertad de consumo, es decir, a la libertad de escoger tal o cual producto - en el mejor de los casos - pues el neoliberalismo genera ricos cada vez más ricos y pobres cada vez más pobres.

Algunas personas, en lugar de reflexionar sobre este ir sin sentido en la vida, mitigan su angustia y su nerviosismo utilizando fármacos.  Lo mismo ocurre con las instituciones educativas, la gran mayoría de ellas solo responden a la lógica del mercado y buscan crear individuos que sepan obedecer leyes pero que no las cuestionen, que jamás las reflexionen. 

Galende  comenta que algunos de los síntomas que la persona vive en la sociedad individualista son la indiferencia, el vacío afectivo; la multiplicación de vínculos indiferenciados; el desinterés por el otro; las defensas perversas; el aislamiento, la desarticulación entre ternura, amor y sexualidad; la pobreza de afectos; la búsqueda de “ser alguien”; la manifestación de parejas fetichistas; las relaciones sadomasoquistas, entre otros.

 

Reflexiones finales

Solo mediante la resistencia del flujo caótico del modo de ser, de actuar y de vivir de los ideales, valores y comportamientos que busca crear el neoliberalismo en el sujeto es posible generar cierta coherencia para recobrarnos como sujetos inscritos en una cultura y procedentes de una cierta herencia histórica.

La emergencia de estas nuevas formaciones y los nuevos síntomas sociales, plantea nuevos retos a la psicología y obliga a los trabajadores de los saberes humanos a volver la mirada sobre el grupo. Las intervenciones sociales deben orientarse en legitimar, fortalecer los vínculos, los mecanismos y las formas organizativas democráticas entre la población sin distinciones de edades, sexo, razas, religiones o culturas. Este objetivo debe legitimar las formas organizativas democráticas no solo como formas representativas o simbólicas sino en la actividad y en la vida cotidiana. Se debe buscar que las poblaciones vulneradas puedan reconocerse, pensarse y organizarse en función de sus derechos, sus necesidades y los recursos sociales propios.
 
El problema se complica cuando esos vínculos no se pueden formar, ya que esos lugares donde la palabra podía ser escuchada, en donde el sujeto podía surgir, han ido desapareciendo.  Debido a políticas económicas que han impuesto modos de relación mediados ya no por lo simbólico - la palabra - ,  que de alguna manera podía agrupar y convocar a los sujetos, formando lazos sociales que podía sostener subjetividades, sino por las leyes del mercado, los sujetos son “objetivizados”, se les concibe como maneras de expandir relaciones mercantiles, como individuos que consumen.  Los centros comerciales son un ejemplo de esto, en los cuales hay reuniones de gente, de masa, pero estos no pueden constituir lazos sociales fuertes.

El dispositivo grupal como una manera de vincular a los sujetos y establecer lazos sociales es la estructura privilegiada en la intervención psicosocial. Ya que su estructura permite el involucramiento subjetivo.  La psicología debe buscar la promoción del desarrollo de la capacidad simbólica subjetiva; la estimulación de la interrelación de los sujetos, de sus organizaciones y comunidades; el apoyo de la diversidad cultural y las potencialidades del contexto por parte de los propios sujetos. Debe ayudar a formalizar la capacidad simbólica en la intervención frente a conflictos. 

Lo grupal debería crear lugares en donde los vínculos puedan fortalecerse y ofrecer herramientas para vivir en comunidad, creando lugares en donde el sujeto pueda tener cabida.  Para que se consoliden lazos sociales que puedan servir de refugio a esos ideales imperativos contemporáneos (comprar, verse bello, joven, sano, exitoso), ese decir, poder construir posibles salidas a esos laberintos que poco a poco van sumergiendo a la subjetividad en un culto al yo, a la individualidad.  Algunas veces, el sujeto se ve sometiendo en una soledad tan devastadora que la única salida posible es la muerte. Lo anterior nos convoca  a ofrecer salidas, una opción es el camino freudiano que nos dice: “todo lo que promueva el desarrollo de la cultura trabaja también contra la guerra” . Guerra que en este caso es la muerte del sujeto, y por lo cual tenemos que trabajar para intentar que esto no se llegue a producir. 

El sujeto debe rescatarse como sujeto, como productor de aquellos significados que le brinden mayor coherencia y plenitud en su propia vida.




Bibliografía


º Castells, Manuel, Fin de milenio, Madrid. Alianza, 1998
º David Brooks y Rosa Elvira Vargas, 30 de septiembre de 2006, Aprueba el Senado de EU la construcción del muro doble, La Jornada, México.
º Freud, Sigmund, El malestar en la cultura. Obras completas, Vol XXI,  Argentina, Amorrortu, 1975
º Galbraith, Jhon Keneth. La cultura de la satisfacción. Ed. Ariel, Madrid, 1992, p. 114
º Galende, E., De un horizonte incierto. Psicoanálisis y Salud Mental en la sociedad actual, Buenos Aires, Paidós, 1997
º García Hernández Arturo, 20 de julio de 2004, Sexualidad y familia, La Jornada, México
º Giddens, Anthony, Un mundo desbocado. Los efectos de la globalización en nuestras vidas,  Ed. Taurus, España, 2000
º Ignacio Ramonet. "La planété des désordres" en Géopolitique du Chaos, Maniére de Voir 3. Le Monde Diplomatique, 1997
º Jelin, Elizabeth, Pan y afectos. La transformación de las familias. Ed. FCE, Buenos Aires, 2004
º Sun Tzu, El arte de la guerra, Ed. Epoca, México, 2001
º Ulrich Beck. ¿Qué es la globalización? Falacias del globalismo, respuestas a la globalización. Barcelona, Paidós, 1998

 

En Internet

EZLN, Subcomandante Insurgente Marcos, 7 piezas sueltas del rompecabezas mundial, en Internet: http://www.ezln.org/documentos/1997/199708xx.es.htm





Empresas Filiales

Empresas Filiales