info
® Copyright 2000 - 2017, Psi cogeometría® y Arquitectura Biológica® son marcas registradas y protegidas por el uso de propiedad intelectual. Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto. La distribución gratuita de esta información obedece al principio geométrico de "distribución perphecta" que se opone a las leyes neoliberales de acumulación del capital. Te agradecemos distrubuir nuestro trabajo con amor e integridad. Atte. Psicogeometría. Arturo Ponce de León y Ninón Fregoso.



/


Artículos

Sida

Artículo #A6: “VIH / SIDA: La Perspectiva de la Mujer en la pareja”
 
®Todos los derechos reservados. Autor del documento: Arturo Ponce de León para Psicogeometría México. Colaboración: Ninón Fregoso.Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto.

“Las posibilidades eróticas del animal humano, su capacidad de ternura, intimidad y placer nunca pueden ser expresadas espontáneamente, sin transformaciones muy complejas: se organizan en una intrincada red de creencias, conceptos y actividades sociales, en una historia compleja y cambiante” (Weeks, “La construcción social de la sexualidad”)



Índice

Introducción


1. El sujeto en la cultura


            1.1. La subjetividad, el sujeto y el lenguaje
            1.2  El sujeto en la cultura
            1.3. El género y la cultura
            1.4. Edipo y estructura social
            1.5. Función del padre / función de la madre
            1.6. Algunas consecuencias psíquicas de la diferencia sexual anatómica
            1.7. Identificaciones
            1.8. Mujeres y feminidad
            1.9. Teorías psicoanalíticas sobre el discurso.

           
2. Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y Virus de Inmunodeficiencia
Adquirida (VIH) 


            2.1. Supuestos sobre el origen del SIDA
            2.2. Lugar y fecha de nacimiento del SIDA
            2.3. Mecanismo de transmisión
            2.4. Actividades preventivas

 

3. Sexualidad en pareja


            3.1. Antecedentes históricas de la sexualidad
            3.2. Sexualidad y estereotipos
            3.3. Modelo de sexualidad humana
            3.4.  Mujer: perspectiva de Género.
            3.5. Relaciones de poder.
            3.6. Mujer relación madre y/o esposa

 

4. Pareja


            4.1. Breve historia de la pareja
            4.2. Cuidados sexuales con la pareja
            4.3. Sexualidad en la pareja
            4.4. Fidelidad en la pareja


           
5. Estigma social y VIH/SIDA


            5.1. Estigma e imaginario social
            5.2. Noción de estigma
            5.3. Sujeto estigmatizado
            5.4. El estigma del VIH/SIDA
            5.5. El VIH/SIDA en México

 

Bibliografía

Introducción

En el capitulo uno llamado “Sujeto y cultura” vemos la noción del sujeto como ser social, la función del lenguaje en el entramado social, el genero y la cultura, el Edipo en la estructura social y su paso hacia un hombre cultural, la función de la madre y el padre en la constitución del sujeto.  También abordamos algunas consecuencias psíquicas de la diferencia sexual anatómica, las identificaciones con la madre y el padre y finalmente la noción de mujer y feminidad.

En el segundo capitulo describimos ampliamente el SIDA/VIH; vemos tres supuestos orígenes del SIDA, el lugar y fecha de nacimiento, los mecanismos de transmisión así como actividades preventivas para su contagio.

En el tercer capitulo abordamos el tema de la sexualidad con un enfoque hacia la pareja, vemos los antecedentes históricos de la sexualidad, la sexualidad y los estereotipos sociales, el modelo de la sexualidad humana y los papeles sexuales de ser hombre y ser mujer cuando el sujeto se inscribe en el juego social.

En el cuarto capitulo estudiamos la noción de pareja, exponemos una breve historia de la pareja, los cuidados sexuales que deben tener para evitar el riesgo de contagio por VIH/SIDA, el ejercicio de la sexualidad den la pareja, la fidelidad y el matrimonio.

En el quinto capitulo abordamos el concepto de estigma social vinculado con el VIH/SIDA; el estigma y el imaginario social, la noción de estigma, el sujeto estigmatizado, el estigma del VIH/SIDA, y finalmente el VIH/SIDA en México.

En el marco de la discusión científica, esta investigación tiene un lugar pertinente porque pretende conocer cuál es la perspectiva de las mujeres cuya pareja es seropositivo y explorar las repercusiones sociales de esto, ahondando la definición de subjetividad y la constitución del sujeto.  Además esta investigación es pertinente porque pretende promover el conocimiento acerca del VIH/SIDA.  Durante el año del 2004 hay 4.9 millones de nuevos casos de SIDA en el mundo, más de 1.7 millones de personas en América Latina son portadoras del virus; la ONU y la OMS recomiendan abstinencia, fidelidad y uso de condón para frenar el contagio.   El informe de Onu sida revela que el total estimado en el mundo es de 39.4 millones, y en el mismo periodo se registraron 3.1 millones de decesos. El ritmo de crecimiento en este año fue de 12%, cifra alarmante. Las mujeres son muy vulnerables y actualmente constituyen cerca de la mitad de los 37.2 millones de adultos (15 a 49 años de edad) que viven con el VIH en el mundo.  El informe destaca que  "el desembolso mundial para el sida se ha triplicado, al pasar de 2 mil 100 millones de dólares en 2001 a 6 mil 100 millones en 2004, y el acceso a servicios básicos de prevención y atención ha crecido de forma sustancial. Sin embargo, la enfermedad continúa propagándose".   "Mientras en los años 80 y gran parte de los 90 la transmisión se produjo principalmente por consumo de drogas intravenosas, en la actualidad se estima que el contagio sexual -en especial de consumidores de drogas intravenosas a sus parejas femeninas y/o masculinas- representa 80 por ciento de todos los casos notificados", señala Onusida.




1. El sujeto en la cultura

La subjetividad es la manera en que  se ha formado una persona, desde que nació, una persona ha vivido diferentes experiencias, es por eso que esas experiencias lo marcan, no sólo las experiencias forman parte de la subjetividad si no también las pláticas y lo aprendido durante el tiempo de crecimiento del sujeto ningún sujeto tiene una subjetividad idéntica puesto que cada uno forma su propia visión de la realidad conforme lo que aprende, las subjetividades pueden ser parecidas más nunca idénticas, así como existen subjetividades únicas existen subjetividades colectivas, que son aquellas en que un grupo social da por hecho alguna situación, o algún acontecimiento pero toda la comunidad debe de aceptarla y llevarla a la práctica.

Por su parte el lenguaje está en la naturaleza del hombre; nunca llegamos al hombre separado del lenguaje, es un hombre hablante el que encontramos en el mundo; es el medio por el cual nos comunicamos, en él intercambiamos palabras y gracias a él podemos entablar una conversación, comunicar no sólo las ideas, sino también nuestros sentimientos, pensamientos. Es en y por el lenguaje como el hombre se constituye como sujeto; porque el sólo lenguaje funda en realidad, en su realidad que es la del ser, el concepto de “ego

El Lenguaje esta organizado de tal forma que permite a cada locutor apropiarse la lengua entera designándose como YO.

Del lenguaje puesto en acción nace el discurso, ya que este es una forma de expresión para conocer y darte a conocer a las personas, donde uno puede expresar su subjetividad y sus sentimientos; para que se lleve a cabo se necesita un lenguaje común y es por eso que se dan las relaciones ínter subjetivas y al tener estas, tenemos una sociedad y una cultura con elementos comunes que nos dan identidad.

Ricoeur nos dice que según Freud somos precisamente esos hombres que disponen de una lógica simbólica de una ciencia exegenética, de una antropología y de un psicoanálisis y que —por primera vez, quizá— son capaces de abarcar como una cuestión única la del remembramiento del discurso humano.”

Además nos hace mansión de que el lenguaje no es posible sin que cada persona que habla se ponga como un sujeto y se acoja a sí mismo como un “YO” en su discurso. “En virtud de ello yo plantea otra persona, en eL exterior y todo a mi se vuelve mi eco al que digo tú y que me dice tu”. Según el autor al formarse un yo dentro de sujeto que habla la persona que escucha no tiene el significado de yo para la persona que le habla sino para sí misma.

El lenguaje es la posibilidad de la subjetividad, por contener siempre las formas lingüísticas apropiadas a su expresión, y en el discurso provoca la emergencia de la subjetividad, en virtud de que consiste en instancias discretas. El lenguaje propone en cierto modo formas “vacías” que cada orador apropia y que refiere a su persona. La instalación de la “subjetividad” en el lenguaje crea, en él y fuera del, la categoría de la persona.

La psicología toma el discurso del sujeto —sujeto en la lingüística, y objeto de estudio para la psicología—, y lo utiliza para analizarlo y conocerlo, de esta forma nos dice que la investigación toma el discurso de los sujetos como material de análisis, los acontecimientos no tienen valor en si, sino que los hechos se hacen historia y adquieren su valor en el momento en que son seleccionados y contados por el informante, quien dice y da forma a lo real, como realidad narrada, como “acto de enunciación”. Los acontecimientos empíricos no tienen realidad más que en y por el discurso, del sujeto investigador o del sujeto investigado.

El discurso es un síntoma que manifiesta la realidad interna del un sujeto, de sus estructuras profundas, de su clase social y de psiquismo individual. El estudio de la lengua como realidad social y como producción de sentido que preexisten al sujeto es el espacio para analizar como se construyo el YO, el ELLO, el SÚPER YO, o lo que es lo mismo el sujeto, su deseo individual y la represión que ejerce la sociedad.

El sujeto se expresa a través de una cantidad prácticamente infinita de proposiciones que expresan la relación imaginaria que él mantiene con sus condiciones reales de existencia, lo cual el autor lo designa como ideología del sujeto. El sujeto se reconoce a sí mismo en el reconocimiento del otro, es un sujeto que ha sido objeto del discurso ajeno y destinatario del discurso antes de que él pudiese, por su cuenta, hablar.

 

Por tradición el par cultura- naturaleza se perfilan como dos ideas opuestas, la primera que se refiere a lo adquirido que se construyo y se instituyo con bases sociales se opone en una primera instancia con lo innato que esta en nuestro ser desde el principio de nuestra existencia, sin embargo a manera de establecer y tratar de perfilar el momento en que el hombre pasa de un estado al otro se presenta un problema en el que diferentes teóricos han tratado de profundizar; en este sentido Lévi-Strauss propone que ya que todos los hombres participan en una cultura , la cultura no puede aparecer de otra forma mas que como la única naturaleza del hombre, es decir el hombre es cultural por naturaleza.

Admitiendo que la prohibición del incesto como lo que permite distinguir entre el hombre natural y el hombre cultural faltaría soportar el hecho de que en el hombre todo es producto de lo cultural y que lo que corresponde al aspecto natural se limita a la ley universal de la prohibición del incesto. Freud nos auxilia en este sentido al conectar fenómenos aparentemente aislados como la veneración del tótem , y la exogamia. Para esto confronta tres ideas diferentes, la psicoanalítica, la hipótesis de Darwin del estado primitivo, y la comida totémica, en donde nos dice que los hermanos expulsados de la horda patriarcal se unieron para asesinar al padre y  con el objetivo de tomar el control que ostentaba el padre, lo que les dio la oportunidad de organizarse socialmente sin embargo esto produce una ambivalencia de pensamientos  que da como resultado un sentimiento de culpa que será lo que a la postre reglamente a la sociedad en la cual todos los sujetos se inscriben.

Lo importante de la teoría freudiana es que puede dar cuenta del origen social del hombre sobre la base de una conciencia de culpa que permeara la subjetividad del sujeto dando forma a expresiones culturales en las cuales el mismo sujeto tendrá que alinearse en aras de la convivencia.

 

La nueva acepción de género se refiere al conjunto de prácticas, creencias, representaciones y prescripciones sociales que surgen entre los integrantes de un grupo humano en función de una simbolización de la diferencia anatómica entre hombres y mujeres.  La cultura marca a los sexos con el género y el género marca la percepción de todo lo demás: lo social, lo político, lo religioso, lo cotidiano.
La investigación, reflexión y debate alrededor del género han conducido lentamente a plantear que las mujeres y los hombres no tienen esencias que se deriven de la biología, sino que son construcciones simbólicas. En cada cultura una operación simbólica básica otorga cierto significado a los cuerpos de las mujeres y de los hombres. Así se construye socialmente la masculinidad y feminidad.  El género produce un imaginario social con una eficacia simbólica contundente, es usado para justificar la discriminación por sexo (sexismo) y por prácticas sexuales (homofobia). Hombres por igual son los soportes de un sistema de reglamentaciones, prohibiciones, y opresiones reciprocas.

 

A través del Edipo, la diferencia sexual anatómica y el lenguaje, el niño debe resolver el transito del hombre natural al hombre cultural, y es el lenguaje el primer acceso para ser formalmente la ley de la cultura, ya que formará las estructuras y las formas ideológicas que determinan la formación de cada individuo en el orden social y quedara sujeto al orden de lo simbólico, aunque también esta estructura la formará lo imaginario y lo real. El orden imaginario define la estructura y determina el circuito donde queda encerrado el sujeto. La estructura simbólica rige lo real, que es vivido con una ordenación imaginaria que ayudara a constituir la estructura. Los significantes asignan al sujeto su lugar identificándolo en punto a través del significante con el cual se representa, la prohibición del incesto debe afirmarse a cada sujeto mediante al complejo de Edipo, ya que de este dependerá que se respeten las leyes impuestas en al realidad de cada cual y dará al inconsciente su estructura particular.

 

Se propone al sujeto un espacio de identidad sexual que no tiene por fuerza adecuación biunívoca con la participación biológica de los sexos.
La instancia del padre simbólico es ante todo referencia a la ley de prohibición del incesto, que por lo tanto prevalece sobre todas las reglas concretas que legalizan las relaciones e intercambios entre los sujetos de una misma comunidad. En consecuencia, el padre simbólico es tan solo depositario legal de una ley que le viene de otra parte, ningún padre real puede jactarse de ser su poseedor o fundador. Pero en cambio le corresponde hacerse valer por ser su representante.
Veamos lo que pasa con la madre en el primer tiempo del Edipo: esta siente su carencia de ser, su incompletud, faltándole algo: el falo, lo puede simbolizar en el chico como falo. La madre produce entonces la ecuación niño-falo, siente que ya tiene todo.
Desde la perspectiva del niño el es el que la hace feliz; no sabe porque, porque no sabe de la castración simbólica de la madre.
La madre es la reina que tiene un súbdito, ella dicta una ley que es la ley del deseo del hijo, como ley omnipotente.

 

Freud establece que los genitales desarrollan un papel directivo en el niño pero que en la niña no sabe aun que es lo que ocurre; también manifiesta que la idea de lo masculino se desarrolla en una etapa posterior a la anal, donde hay un masculino pero no un femenino, dado que el niño piensa que en las mujeres les fue amputado el pene. Lo masculino comprende a la actividad y a la posesión del pene, lo femenino seria la pasividad; creemos que se refiere a la no actividad. La niña llega a una actitud pasiva al asumir la castración de un pene que ella pesó que tenía, Freud cree que si ella no asume la castración comienza a desarrollarse un complejo de masculinidad.
El complejo de Edipo ofrece al niño dos posibilidades de satisfacción, una activa y otra pasiva. La primera podría ser si el se coloca en el lugar del padre y poder así acceder a la madre, la segunda es sustituir a la madre para poder alcanzar el amor del padre, podríamos estar hablando de una disposición bisexual; y se podría tomar esta actitud como femenina. Esta polaridad sexual que se da durante la evolución sexual infantil según Freud, no se puede hablar de masculino o femenino, sino más bien de activo – pasivo. Posterior a la organización genital infantil hay ya una masculinidad, pero no una feminidad, solo hasta el término de la pubertad se tendrá marcados los polos masculinos y femeninos. Lo masculino comprende al sujeto, la actividad y posesión del pene y lo femenino integra al objeto y la pasividad.
Durante el complejo de Edipo, el niño tiene la posibilidad de tomar cualquier actitud, tanto la pasiva como la activa, esta ultima la toma para situarse en el lugar del padre y tratar como el a su madre, o querrá sustituir a la madre y dejarse amar por el padre.  Es importante lo que pueda consistir la satisfacción amorosa pero sabe que el pene desempeña algún papel y cree que la mujer también tiene pene.

Posteriormente cuando el niño sabe que puede ser castrado y de que las mujeres no tienen pene, reprimirá los dos grandes deseos de satisfacción que son tanto el padre como la madre, provocando una herida narcisista y el niño se apartara del complejo de Edipo. Estas cargas de objeto quedan abandonadas y sustituidas por identificaciones, la autoridad de los padres introyectada en él, constituyen la formación del súper-yo, y toma del padre el mayor rigor el cual es la prohibición del incesto.

 

El elemento yo, es el elemento en el cual el sujeto se reconoce a sí mismo desconociendo su alineación originaria, es el elemento que se presenta como evidencia en cualquier fenómeno consciente. Néstor Braenstein afirma que “Solo el ser humano es un yo del discurso que puede acceder a la reversibilidad con un tú, planteándose ambos como eventualmente excluidos con relación a un él”.

Así el sujeto que se reconoce en el espejo y que se reconoce a sí mismo en el reconocimiento del otro humano es un sujeto que ha sido objeto de discurso ajeno y destinatario de ese discurso antes de que él pudiera por su cuenta hablar. Cuando el sujeto llega a hablar, lo hace ya desde una identificación (libidinal y jurídica) alcanzada con un cierto lugar de sujeto y con un cierto significante, su nombre propio que le fueron impuestos por la estructura familiar y social en la que él habrá de incluirse y sin saberlo, si pensarlo y sin poder decirlo.

Existen cientos de diferencias entre el hombre y los animales, uno de éstas diferencias es que el ser humano, desde que es un bebé, puede acceder a la imagen en tanto tal, es decir que es capaz de desdoblar el espacio en imaginario y en real; el niño puede saludar a su imagen especular, en tanto que lo que el animal mira en el espejo es a otro animal.

Sin lenguaje, no podría existir la sociedad humana, tampoco sin la prohibición del incesto o sin tradiciones, en pocas palabras, puede decirse que no hay sociedad humana sin imágenes, a su vez la imagen está en la base del lenguaje, en la identificación con los otros, con sus semejantes. Cuando yo miro al otro, me miro a mi mismo, utilizo al otro como un espejo, es decir que lo que se da es una identificación especular.

Identificar es distinguir, diferenciar preceptos u objetos. En psicoanálisis, se dice simultáneamente que el sujeto es capaz de distinguir un precepto de otro y de distinguir su propia imagen, esto se refiere que es capaz de identificarse a sí mismo, por lo que en realidad debiera nombrarse este hecho como “seidentificación”.

Cuando el ser humano, siendo apenas un bebé logra capturar su propia imagen en el espejo, en ese momento constituye su yo humano. Mirarnos frente al espejo, nos permite sentirnos unificados, mientras que en el interior estemos destrozados, es decir, fragmentados. El animal no logra nunca hacer el desdoblamiento del espacio en imaginario y en real.

A esto se refiere la primer etapa de identificación, al desdoblamiento del espacio en imaginario y en real; la segunda habla de una identificación con el semejante, es como si la imagen especular saliera del espejo y se pusiera a caminar, el niño piensa “yo soy el otro”, a este grado tan alto de identificación se le llama transitivismo, aquí lo imaginario sigue perteneciendo al espejo, pero lo real se duplica y por último en la tercer etapa aparece la unidad de la imagen, la cual es real y es sostenida por el otro, aquí el otro está unificado, es una estatua, es decir que ahora puede ver al otro como algo exterior a nosotros y vemos que los otros tienen todo lo que nosotros no tenemos, se crea un campo de seducción recíproca, a esta forma de ver la exterioridad, Lacan la llama “ el aspecto estatuario”.

Lacan afirma que el sujeto arremete al otro debido a que existe una relación de identificación, identificación con otro que es igual que él y no porque el otro no le dio lo que necesitaba como lo señala la teoría basada en la psicología animal, es decir que la agresividad no se debe a una frustración ante una necesidad, sino por la necesidad del sujeto de echar fuera de sí mismo los datos atomizados de la alineación yoica.

 

1.8. Mujeres y feminidad

En el México en plena modernidad, las características socialmente admitidas para la subjetividad femenina por la sociedad, por los hombres y por las mismas mujeres, son marcadamente opuestas –y claramente complementarias. A las mujeres jóvenes y solteras, material de conquista y sujetos aptos para su intervención correctora, una vez casadas deberán ser serias, responsables, suaves, dulces, sentimentales, afectuosas, sumisas, obedientes, recatadas, prudentes, dependientes, sacrificadas, abnegadas, fieles y sexualmente pasivas, y deberán dedicarse a las actividades domesticas, maternales y conyugales, existir exclusivamente para ellos y para los hijos, y moverse estrictamente dentro del espacio de la casa, la escuela, el mercado y la iglesia.  Según Freud la primera diferenciación que se hace al enfrentarnos al otro es el ser Masculino o Femenino.
La mujer desde su función sexual toma una actitud pasiva y estos fines pasivos  los lleva hasta el resto de su vida. Dice Freud que desde el psicoanálisis corresponde investigar como surge de la disposición bisexual infantil de la mujer.  La influencia de costumbres sociales también han esteriotipado la pasividad en la mujer. La diferencia en la formación de los genitales va acompañada de otras diferencias somáticas. La niña es regularmente menos agresiva y obstinada, y se basta menos así misma; parece tener más necesidad de ternura, y ser, más dependiente y dócil.

 

Freud afirma que todos los sujetos tenemos la necesidad de ocultar un deseo, hay cosas que no queremos decir, pero que sin embargo salen a la luz por medio de la palabra, se cuelan en el discurso por error, y se muestran como actos fallidos, olvidos, lapsus y equivocaciones verbales, lo que a su vez abre una relación entre el sujeto y su deseo. Todo lo anterior forma parte del discurso del sujeto sin que él mismo se dé cuenta.

El deseo es invariable, las representaciones del deseo inconsciente están dadas por la palabra. Freud nunca habló de significante, pero sí del acto que tiene que ver con las palabras, sus fallas y hace una relación de la palabra con el inconsciente.

Respecto a la determinación de la estructura del sujeto, el significante (palabra que puede remitir a más de una significación) es capaz de promover síntomas. Tiene directa relación con todo aquello que es producido por el inconsciente, con los actos fallidos, los sueños y con el límite mismo del campo en el que se lleva a cabo la práctica psicoanalítica. Sabemos que la palabra hablada puede formar diversas significaciones, tiene el poder de ser interpretada y tener varias significaciones; se puede descomponer y analizar a diferencia de la comunicación.

La situación analítica es una relación de comunicación, donde el analista escucha lo que el paciente no quiere decir por medio de fallas de la palabra, no se trata de comprender al paciente ni de interrogarlo, sino de tratar de escuchar a su inconsciente, las equivocaciones con las palabras, es por esto que Lacan afirma que “el inconsciente está estructurado como un lenguaje”, así él hace una transposición de la lengua para poder explicarlo.

El objeto del análisis es el deseo inconsciente, el analista no escucha desde el lugar del deseo, sino del discurso, se ven las fallas y se hace una devolución, una interpretación del inconsciente.

Según Freud, la palabra debe ser analizada como el chiste, en doble sentido, debido a que “el chiste no solo es modelo de toda formación, sino que su operación, el significante, delimita el campo más propio de la práctica psicoanalítica, el de la relación del analista con el analizado”.

Una de las bases psicoanalíticas no es lo sexual, sino la palabra para llegar y vincular el deseo inconsciente, sin embargo no debemos confundirnos; la historia del sujeto no es el objeto de estudio, sino el sujeto del deseo que aparece por sí solo.

El análisis de la determinación de los fenómenos conscientes humanos presupone el saber de la ciencia lingüística, solo pueden tener existencia empírica bajo la formación de asociaciones entre representaciones de la palabra y solo puede abordársele a partir de su objetivación  como discurso  y el discurso es siempre discurso de un sujeto, lo que nos remite a la cuestión del sujeto del discurso como corpus completo, que hace de lo que dice en su discurso, aspectos parciales, fragmentos de una estructura compleja donde lo inconsciente y lo no dicho de su discurso aparecen como limitadores de lo consciente y de lo sí dicho.

La ideología de la conciencia y la ideología fundada en la lingüística, suponen que el sujeto es fuente y origen del discurso, que el yo es autónomo y que se expresa gracias a la variabilidad del sistema lingüístico, y que por lo tanto es fuente del discurso, sin tomar en cuenta las determinaciones discursivas, y es que en realidad, el sujeto está limitado en su discurso por lo no dicho y lo no decible en su inserción a la sociedad humana.




2. Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y Virus de Inmunodeficiencia
Adquirida (VIH)

 

A finales  de la década de los setentas se maneja la inmunodeficiencia adquirida  como si fuera una enfermedad nueva, desconocida y terrible,  de la cual nadie  se salva y mucho menos había información satanizándo a las minorías  como  causantes  del mal  y  nuevamente  se les  ataca, ahora bajo  pretexto  de estar  envenenando  a la  nación  (EE.UU.) con una  nueva  epidemia  ocasionada por  su excesos  y su  “estilo   de vida”, explotándose las características que  socialmente son  rechazadas y hacia  la cuales hay prejuicios  como seria  la drogadicción, la promiscuidad,  la inmigración, el racismo  y la homosexualidad. Supuestamente los primeros casos de SIDA, oficialmente  se remontan  a 1978 y  1979 y las primeras notificaciones  a 1981 por el (Center For Control CDC)- Centro de Control  de Enfermedades  Organismo  de salud  pública de la  responsable de la  investigación  e epidemias  e informes de enfermedades  nuevas.

Se notificara un número  inesperado  de casos de   Neumonía  por  Pneumocytis Carinii (NAC), que es un protozoario  que es prácticamente ubicuo, vive como parásito  en los animales, se encuentra en el cuerpo humano  con frecuencia pero no provoca ninguna  perturbación  ameno que tenga un sistema inmune bajo;  e infecciones por  patógenos  oportunista, casos de Sarcoma e Kaposi y  Linfomas en grupos, de homosexuales   jóvenes   bebidas a disfunción inmune.
Si  cualquiera de estas  infeccione  individuales eran controlada temporalmente,  se repetían   o  una  diferente enfermedad se desarrollaba sino  es que varias  a la vez. Como  no todos  lo  que están  expuestos  al agente causal  desarrollaba  la enfermedad  se cree que puede ser determinado genéticamente y  se especula  sobre un  nuevos virus surgido  de una mutación,  un virus  de otras especies  que se halla  adaptado  y propagado  entre lo humano  o un virus  que  existió  largamente en una población  humana circunscrita, donde no había  atención medica.
Un factor  aparentemente común  era que todos   eran homosexuales, por lo que esta enfermedad recibió inicialmente el nombre  de “Sarcoma de Kaposi” e infecciones oportunistas del homosexual o “Gay  Síndrome”, posteriormente  gay relate inmuno deficiency- Gris (inmunodeficiencia  relativa  a la homosexualidad o déficit inmunitario ligado a la homosexualidad), y finalmente en 1983, “AIDS”( Acquiered Inmuno Deficiency  Síndrome),  y en español SIDA, (Síndrome de  Inmunodeficiencia  Adquirida), termino  que  surgieron  a raíz  de que se dieron cuenta que la enfermedad abarcaba realmente a  toda la población: hombre y mujeres  heterosexuales, drogadictos, niños,  inmigrantes, hemofílicos, persona que recién habían recibido  trasfusiones  sanguíneas, homosexuales bisexuales, africano de uno  y otro sexo. A pesar de que abarco  a todos los sectores poblacionales, la gente ha preferido  seguirlo  manejando  como  privativo de los homosexuales.

 

A pesar  de investigaciones  previas,  poco  se sabe de los supuestos  orígenes del SIDA, algunas de las teorías son:

  1. El  Origen del Mono

Esta hipótesis  surgió en EE.UU.  al notar  que algunos  de los macacos  de cría (en cautiverio) presentaban  síntoma  similares  a lo del SIDA y morían  de alguna enfermedad oportunista.
Siguiendo  la investigación  con  los monos  que se  encontró, los monos  verdes en condiciones  optimas de salud, tenían  en la sangre un virus  similar  al VIH  y que  algunos nativos  de África portaba. El Dr. Max Essex, (citado por el Rió,  1988), concluyo  que este virus  (STVLIII), se puede  trasmitir al hombre por una mordida  o arañazo. En este  caso el virus   furia  un proceso  de mutación  hasta  convertirse en el VIH.

  1. El Origen  Africano  del SIDA.

Esta teoría  sostiene  la creencia  que desde África  se propagó  al resto  del mundo  la epidemia. Algunas  datos  que la apoyan son  que  en algunas ciudades importantes de  África Central  del 5% al 10% de la población portadores del virus. La cadena  de transmisión  sería: África-Caribe-E.U.A o África-Europa. En la actualidad  no es posible sostener de maneras contundentes algunas de los supuestos mencionados.

  1. El origen tóxico-nutricional

La verdadera causa del SIDA son las exposiciones múltiples repetidas y crónicas a una variedad de agentes estresantes inmunológicos de origen químico, físico, biológico, mental y nutricional. Estos varían de persona a persona, de grupo de riesgo a grupo de riesgo y de país a país. En países desarrollados el principal factor de riesgo para el SIDA es el uso de drogas psicoactivas y en los países subdesarrollados el principal factor de riesgo para este síndrome es la pobreza con todas sus consecuencias.  La hipótesis tóxico/nutricional del SIDA resuelve todos los problemas que la hipótesis infecciosa/viral no ha logrado resolver, a pesar de las millonarias sumas invertidas en investigación, prevención y cuidado de los pacientes.  Para el tratamiento y la prevención del SIDA deben suspenderse al máximo posible la exposición a agentes estresantes, desintoxicar los órganos y sistemas intoxicados y estimular al sistema inmune y otros que se encuentren debilitados. Los medicamentos antirretrovirales son inmunotóxicos potentes y pueden generar el SIDA por sí mismos.  El SIDA es el peor estado de deterioro al que puede llegar el sistema inmune de las personas. En el SIDA otros sistemas corporales se encuentran también seriamente deteriorados. Con el SIDA se inaugura por lo tanto, una nueva época en la historia de las enfermedades del hombre.
El incremento de agentes estresantes en el ecosistema humano, está poniendo en serio peligro la preservación de nuestra especie. El SIDA es una campana de alerta.  Sin embargo, el fenómeno conocido como VIH encubre y no permite ver el peligro en que se encuentra sumida nuestra especie.  El error acerca de las causas del SIDA se cometió debido a cinco factores fundamentales: prejuicio microbiológico, homofobia, racismo, corrupción social y crisis del establecimiento científico.

 

El tiempo real  de la evolución  de cualquier virus  puede  medirse  con relativa  exactitud  calculando  el índice  de cambio  hereditario  en las diferentes especies.  En vista  de que los  retrovirus  poseen  un índice  de evolución  un millón  de veces  mar ido  que el  de los  organismos constituido  a base de ADN, es relativamente  confiable  medir  su tiempo  real  de evolución  calculado la diferencias hereditarias de los virus  aislados  a través del tiempo,  en diversas regiones del  mundo. Para  ello, e ha tomado  como base al VIH-1 mas antigua  que hasta  se haya  se encontrado. Esto se logro estudiando  en forma  retrospectiva  los sueros  en diversos países. El suero con  virus más antiguo se encontró en Zaire y era de 1959. Los siguientes  asilamientos  del VIH-1 ocurrieron  a mediados  de los años setentas, en el África central  y en los EE.UU.(a excepción  de un joven de  16 años  que murió  de SIDA en este  ultimo país,  en el año  de 1969),  y a principios de los ochenta, en  América Latina. El VIH-2 fue  identificado  en 1986,  originario en el Continente Africano  hace 40 años, a partir  e un antepasado  común  aun no identificado. Probablemente  el VIH pasó  de  dicho  continente a los EE.UU.  y a la región  del Caribe  trasportado  por algunos  de los soldados  pertenecientes a las tropas  del ejercito  de las Naciones Unidas, cuando  entraron  a poner  orden  después de haber  finalizado  la segunda guerra mundial.

El VIH  puede vivir  dentro  e las células  por muchos años, sin embargo,  fuera de ellas  su vida  e reduce  notablemente. Por esta razón, la sangre y los líquidos  que poseen glóbulos  blancos  tales como el esperma y las secreciones vaginales son excelente vectores el virus.
El los líquidos  corporales como lagrimas,  saliva, sudor  y orina  se encuentra  fundamentalmente  libre,  fuera de las células, siendo  por ello  poco  infectante. Al igual  del organismo  en superficies inertes, tale como  objeto  de uso  común, u vida se reduce más.
Este formidable  virus,  al  igual  que le  legendario  Aquiles, tiene un talón  frágil, es un hecho  de que posee una envoltura  sumamente rica en lípidos (grasas) que  puede se fácilmente degradadle  por diversos procedimientos  de limpieza utilizados  en forma  rutinaria,  como el agua  y el jabón, los blanqueadores domésticos  el alcohol  y el calor. Estos  procedimientos  para mantener al virus son  útiles cuando  se aplican a superficies, pero desafortunadamente  esto no sucede cundo  el virus  se encuentra  dentro del  organismo. Por ello,  cuando  el virus  se encuentra dentro  del organismo  ataca al sistema  inmunológico  de la persona,  erradicándose en todo el organismo  es por  lo cual  que un  no se puede  encontrar una vacuna  o una cura  para el SIDA.

 

Hasta  el momento  se reconoce  tres mecanismos de transmisión  del virus  de inmunodeficiencia  humana VIH. Por medio sexual, sanguíneo y perinatal.

El sexual  es de hombre  a mujer   o  mujer  a hombre y de hombre a hombre. Con lo respecta al ámbito  mundial, la transmisión  sexual  es la vía  mas importante  e programación el VIH. Al principio  de la  epidemia,  se maneja  la idea de que  solo los homosexuales  estaban  expuestos a contraer la enfermedad.  Durante el contacto  sexual  puede ocurrir  intercambio  de fluidos  corporal y trasferencias de microorganismos; ya que  pueden haber  excoriaciones microscópicas  que permiten  el contacto  el semen con la sangre del receptor .

Dependiendo  de contacto  de que  se trate  lo fluido  trasferidos pueden ser vaginales,  orina, semen, como rectal, heces fecales o sangré.  La vía  de salida por las  diferentes  secreciones  en donde  ha ido  aislado el VIH,  esto  es la sangré, semen,  secreciones, vaginales, leche materna, orina. El VIH solo  puede trasmitirse por  contacto  directo e persona a persona  o por medio  contacto  con la sangre  infectada por lo tanto  al ponerse en contacto  directo  con el medio  ambiente  se  inactiva  (una  de las características de este virus  es su  labilidad).

 

2.4. Actividades  preventivas 

El control  sanitario  y la educación son actividades preventivas. El primero  se refiere a garantizar la seguridad de los productos  sanguíneos  que se utiliza  con fines  terapéuticos a fin  de que su  suministro  este  libre  infección. Con el  segundo  se busca  la modificación  de conductas  que conllevan  algún  riesgo  de adquirir la infección por VIH. Las actividades educativas  se dirigen, en primer  lugar,  a aquellas personas   con prácticas  o conductas   que las ponen en riego  de adquirir la infección. Un segundo  público  lo constituyen aquellos que, sin haber sido identificados  con  problemas  e infección por VIH, tienen hábitos, edad u otras características que los  ponen  en riesgo  e exponerse ala misma. Otro grupo  al  que deben orientarse  las campañas educativas  lo constituyen  aquello que  pudieran  tener influencia  obre  los anteriores (los compañero de los sujetos  con practicas  riesgosas o bien,  tratándose e los adolescentes,  los maestros  o padres de familia).

En una investigación realizada por Richarson en 1991,  en la Universidad  de California  del Sur  se encontró  que existe   una alarma  falta  e conciencia entre muchas personas  pertenecientes  lo medios  masivos  de comunicación. Estas  personas  no se dan  cuenta  que ella podrían  contribuir  a la  prevención  el SIDA si dejar de dar noticias amarillitas  y e dedicaran  a persuadir  a la gente  de la importancia  de  tomar precaución  y de  que todo  el mundo  tiene la misma  posibilidad  de contagiarse de SIDA, no solo lo homosexuales.

Dedo educar no solo se refiere al hecho  de informar, sino  además,  de inducir cambios cuando existen prácticas  que  entrañan  riesgo de contraer la infección, las campañas educativas deben elaborare en horma  cuidadosa, respetando  lo diferentes  patrones de cultura  de los grupo  a lo que van dirigidos. El contenido de los mensajes educativos  tendrá  su vez que educarse a cada uno de estos grupos.

La prevención se facilita  en la medida  en que  el sujeto  este  en posibilidad de seleccionar  sus practicas sexuales. La educación  sobre  la transmisión  sexual  de la infección busca informar  al individuo  sobre el  riesgo  que existen  en las diferencias practicas  sexuales  y cuales  son las diferentes  opciones preventivas.  Las tres  medidas en las  diferentes  practicas sexuales  que e recomiendan  para evitar  o disminuir  el riesgo  de exposición al VIH son:

  1. Abstinencia  sexual
  2. Relación mutuamente monogamia con una pareja  sana.
  3. Utilización  de preservativo o condón

Si bien el uso del condón  no garantiza  totalmente  que no ocurra la transmisión  del virus, usarlo en forma  adecuada es el método  mas  eficaz  con que  cuenta para  prevenir  la transmisión del VIH por vía sexual. Cuando  e usan  correctamente, los condones  crean  un a fuerte  barrera de protección  contra  muchas  enfermedades  e transmisión sexual.  En el comienzo  de la epidemias  los científicos  teorizaban  que lo  condones  iban  a prevenir  el SIDA por que  el virus  que causa  esta  enfermedad  es casi  del tamaño  del virus  del herpes  y otro  virus  que son capas de penetrar el látex;  es mas  , el agua  y el aire, cuyas moléculas   son mil veces mas  pequeñas  que las  de los  referidos  virus  del SIDA no traspasa el condón. Ciertamente  estas noticias  son alentadoras, pero  el entusiasmo  por el uso  de los condones debe mantenerse en perspectiva  ya que lo condones se rompen ocasionalmente por lo que es importante  que la gente aprenda a utilizarlos  correctamente.

Por otro lado  muchas personas, tanto hombres como mujeres consideran  que el condón  diminuye  el  placer durante la relación sexual. Muchas mujeres encuentran que el uso del condón  disminuye   los fluidos vaginales haciendo molesto,  incluso  doloroso  el coito. Sin embargo,  existen condones  lubricados  que producen  una sensación  sexual  húmeda en la piel a diferencia de los  condones  que vienen lubricados  pueden causar  la ruptura  del condón, en  los segundos  la capa  de silicona   se vuelve menos pegajosa cuando  la envoltura e abre,  y la humedad que  cubre  too el condón  indica  que estos  tienen menos probabilidad de romperse y ayudar a que el coito sea mas agradable, al igual que el condón femenino.
Algunos terapeutas sexuales  a menudo  sugieren  la alternativa  del  preservativo  a los hombres que tiene problemas en mantener la erección   durante el acto sexual, ya que  al quedan  ajustados  constriñen ligeramente  las venas del pene  haciendo  las erecciones mas duras y los orgasmos intensos.

Los  investigadores han  establecido que las causas más comunes  para que la gente no use condones son:
      a)   Creer que la pareja  no esta infectada

  1. No creer  que los condones  realmente funcionen
  2. Se les olvida llevarlos
  3. Están demasiado  avergonzados   para  hablar  del asunto,  y tiene miedo que la pareja se ofenda.
  4. Están demasiado borrachos  o afectados  por drogas para recordar, querer o hasta poder ponérselos
  5. Simplemente no quieren ponérselo
  6. Creen que disminuye  el placer.
 

 

 




3. Sexualidad en pareja

El termino  sexualidad significa muchas cosas para  personas  diferentes que la palabra sexualidad. La mayor  parte  de las  personas  al reaccionar  a la palabra  sexualidad usan  términos  que  conectan sentimientos entre persona, con amor,  comunicación, unión, compartir, tocar,  cuidar, sensualidad y erótico .

Al definir la palabra  sexo se relaciona con copula, organismo, vaginal, pene, genitales, “hacer el amor”. El desempeño y lo sentimientos, al incluir partes del cuerpo, son parte del terreno de la sexualidad. Es obvio que no existe una definición  única. Debemos  considerar la palabra  sexual en su  sentido más amplio. Esto  nos permite explotar muchas facetas de la experiencia sexual humana.  Existen varios continuos sexuales, que  contribuyen a la definición global  de la sexualidad. Desde el punto  de vista biológico,  nos desarrollamos cuando  así lo ordenan partículas minúsculas de moléculas que se llaman  genes. En este capitulo mencionaremos modelos de sexualidad humana sobre los principales  modelos  de pensamiento que se  han derivado  de conceptos  de sexualidad.

 

1. Antecedentes históricos de la sexualidad

Las antecedentes  históricos  sobre la sexualidad humana, han sido concebido  desde diferentes momento  y contextos, por  ello es necesario  tomar  en cuenta como se han engendrado  y  contemplado  desde diferentes perspectivas.  En la cultura Griega  que es otra de las influencias en la  conformación  del  concepto  de sexualidad human en occidente,  antes de Cristo,  consideraban  al sexo  como una filosofía  naturista; como un  placer que debía  gozarse, la mujer  y el varón  tenían  lo mimos derechos.  Fernández menciona que cuando  se conforma el estado, cambia las condiciones que modifican  la igualdad y el compromiso  sexual,  se aprueba  el matrimonio  consanguíneo  para proteger  legalmente la propiedad, el caos, por  lo que  Sócrates, Platón y Aristóteles postularon  que  debía  cultivar  la virtud y  la sabiduría,  así como evitar las pasiones violentas en las cuáles estaba incluida la sexualidad. Los griegos  se guiaron  por el ascetismo en donde el cuero era considerado  la base de pasiones  irracionales, la sexualidad era indigna, baja y avergonzarte.  A partir  de Cristo  el concepto  de sexualidad ha tenido  una evolución  histórica  que se vio reflejada en otro  penadores como lo teólogo  San Pablo  (2-67), San Agustín  (354-430) y santo Tomas de Aquino (1225- 1274). La tradición cristiana tuvo  diferentes  interpretaciones  de acuerdo  a esto padres de la iglesia.

San Pablo, se opuso  a toda  expresión sexual  fuera del matrimonio,  dijo muchas cosas contra la inmoralidad. A partir  de este teólogo,  el prejuicio hacia  sexualidad,  como  “pecados  de la carne”,  por  lo que se buscaba  solo la procreación de los hijos,  se establece  una doble norma  e moralidad, la de los  aspirantes  a la vida superior  y la  de los débiles, el matrimonio  era para ellos honorable  pero la virginidad era un estado superior.

San Agustín (354-439D.C.) fundamenta  su posición  en Platón  (la razón como  bien  supremo),  la procreación era considerada buena, el placer estaba  vinculado  al pecado original, ya  que  identifico  ésta como  consecuencia de la caída el hombre,  y considera la actividad   la actividad sexual  una enfermedad que se  trasmite de una  generación  a otra. Rechazo  todos los placeres de la vida y las mujeres,  solo podían esperar  u máxima  gloria  atreves de la virginidad  permanente.
Señala que la ideología  cristiana, se basaba en el nuevo  testamento  y en la ideología  de santo Tomas de Aquino,  así  como  anteriormente San  Agustín  había intentado  hacer un síntesis del pensamiento  cristiano, ya   que  había  crecido  sin orden  temático. Pero  no fue  sino hasta siglo XII que  hizo  una revisión  critica  y una  elección  cuidadosa del pensamiento  cristianó  que estaba sin orden temático,  su obra  es eclesiástica, su  síntesis  incluye  elementos  cristianos, e influido  por la filosofía  aristotélica, pensadores griego ,  judío, latinos y musulmanes .

En el siglo  XVII, el estado   controla a lo individuos  y su sexualidad, con la  posición e que el sexo  pervertía y corrompía por lo tanto  se tenia  que reprimir.

Los papeles  sexuales estrictamente  diferenciados, las posturas en  el coito interpretación moral, servían a una estructura  social  agraria  patriarcal en donde  la mujeres eran  sexualmente solo para  la reproducción y asexuales en cuanto  al placer,  así como files  al marido  para  que no  se  dudara de la paternidad de los hijos, o de la masculinidad de los hombres, al  dominar  la mujer y sometería.

En el S. XIX, el sexo  fue  definido  de tres maneras:

  1. como lo que  es común  al hombre y a la mujer,
  2. como lo que  pertenecer  por excelencia  al hombre y falta por lo tanto, a la mujer pero también,
  3. lo que  constituye  por si solo el cuerpo  de la mujer  orientándolo  por entero  las funciones de reproducción.

Con la teoría  de la evolución, la sexualidad fue  denominada buena o mala  en términos  biológicos, uno de  lo aspectos  mas peligroso desde e punto  de vista  biológico  evolucionistas, es que a menudo, son  utilizados  para justificar de los roles sexuales los hombre y  las mujeres .

En la época Victoriana desde el punto  de vista  cristiana, de el esquema  que regia la sexualidad es que los varones eran  los seres sexuales  y a las mujeres eran seres puros, asexuales.  Esta creencia se impuso  de formas distintas; como cubrir  el cuerpo  de la mujer, posturas para  el coito  y supresión  e normas alternativa.  En este  régimen  la sexualidad es cuidadosa,  encerrada, la ley  dicta  a la pareja  legitima  y procreadora dentro del matrimonio. lo que  no apunta  ala  generación  o esta transfigurando por  ella, ya no tiene sitio, ni ley  se encuentra  tal vez  impuesto, negado, reducido  al silencio. El puritanismo  había impuesto  decreto  de prohibición, inexistencia y mutismo. El sexo  pues  ha sido  prohibido, tachado, enmascarado, ignorado, censurado,  negro y silenciado.
Por su parte , la biología medica ante el incremento  de enfermedades venéreas, se aventuro  al estudio de la sexualidad,  pesar de existir el temor a la censura eclesiástica y civil,  descubriendo  la causa de la gonorrea, la sífilis, la penicilina resulto ser eficaz contra esta ultima y algunos  médicos  se resistieron a esta .

Cabe destacar la importancia  de la internacionalización, porque permite  llegar  al punto  donde encuentran lo social  y lo  individual. Michel Foucault, menciona que, lo que  en un principio  fue  norma  impuesto, se convirtió  en necesidad sentida por el sujeto, que se  encuentra  dispuesto a satisfacerla. Entonces lo que era un deber  se torna deseo, necesita  individualidad se sacar  fuera algo  de adentro  que lucha  por hacer su aparición publica. A este señalamiento  del auto  francés agregaríamos que, no solo  e internaría el deber- deseo de confesión, sino  también  el discurso  científico que gira en torno  a aquello que debe ser  expresado. Discurso  que casi en su totalidad hace  referencia  al elemento mórbido de la sexualidad .

Asimismo, se interna liza  el “debe  sentir culpa” ante la perspectiva del ejercicio sexual.  Por otro lado  siguen  imperando  valores, creencia  de  actitudes  engendradas en el  pasado y por otro,  hace  su aparición  un discurso  de mayor  libertad.

 

1. Sexualidad y estereotipos

El concepto  de sexualidad plantea un gran giro  número de pregunta, porqué en general  se tiende a confundirlo  con  la definición  de sexo  y en el mejor  de solo casos, a explicarlo de acuerdo a un rol sexual  cultural  del individuo  o como  resultado de una serie  de respuestas fisiológicas a unos estímulos  corporales. En la enciclopedia Salvat (1983) se define la sexualidad como: Conjunto de condiciones anatómicas y fisiológicas que caracterizan a cada sexo. Actividad sexual, propensión al placer carnal. “Conjunto de comportamiento  relativos  al instinto  sexual, a su satisfacción”. En las misma , se describe   instinto como: Disposición  psicofísica  hereditaria, común  a todos  los individuos  de una misma especies ,  causa  de las  conductas  peculiares de cada  una de ellos.

Otra definición  de sexualidad  son  las características biológicas, psicológicas, socioculturales que  nos permita  comprender al mundo  y vivirlo  a través del rol  de genero, que  es todo  lo que  una persona  hace o dice  para  indicar  a otros  y/o así mismo,  el grado  en el que se es hombre, mujer  o inclusive  ambivalente la orientación sexual  se refiere ala atracción, gusto  o preferencia de la persona para elegir  un compañero sexual.

Se debe tener presente  que el ser humano  es un ser social   puede concibe  asociado  con otros  formando  grupo donde  cada quien  satisface  sus necesidades físicas,  afectivas y sociales.
La cultura (valores, normas, creencias, etc.) moldea el comportamiento  de los miembros  de la sociedad con  el fin  de logra  la convivencia  social. este soleamiento  incluye  los patrones  de la  conducta  sexual , pues es necesario  para  la interacción  social  en cada persona  dependiendo  de su historia  psicológica, el  contexto  tiene diferentes efectos y esta a su vez , ha formado  internamente en un interjuego  con el  exterior.

La sexualidad recibe  influencias sociales, económicas y culturales, mismas que moldean la manifestación del sexo biológico en la conducta de relación con el medio ambiente y con nosotros mismos; esto  no hace pensar  en la gran  importancia  de los factores  externos  que  influyen  en la  formación  de la sexualidad como son:

  1. Los estereotipos culturales: Son el grupo  de acuerdos  implícitos  que permiten  aun grupo  de  personas cooperar y funcionar  estos no son estáticos, la sociedad los transforma a través el tiempo  según  la condiciones  económicas, políticas etc..
  2. Los estereotipos  de genero: Son los acuerdo  sociales  generales  sobre los roles que se asigna  tanto a hombres como a mujeres.  Tanto  los estereotipos  culturales  como los de genero, deben  ser lo suficiente  rígidos  como  para  permitir  el orden,  así  como flexibles para dejar  que el cambio  se lleve a cabo.
  3. Los  esquemas  de genero: es la percepción que adquiere el individuo  de lo que la sociedad  espera  de el, como  hombre o como mujer  y que se  transmite  a través el familia  que le  da el individuo  un sentido  de identidad.

En cuánto  al concepto de sexo, se describe  de esta manera: “condiciones orgánicas que distingue  en una  especie dos tipos  de individuos que desempeñan  distinto  papel en la reproducción. El sexo  es un carácter  hereditario  transmitido  por los cromosomas”.

Si se concederán estas definiciones como las que  cotidianamente  maneja la gente, se puede observar, por un lado, que  se trata a la sexualidad y al sexo  como parte  fisiológicas  del individuo , heredado y cuyo  fin  es la reproducción, por otro, que la educación  aparentemente  no debía influir  pues y anos viene indicando  lo que seremos: “hombres o mujeres”, según  la morfología  genital; si acaso, el rol vendría  determinando por  la sociedad en que  nazcamos  pero nunca nuestra pertenencias sexuales o  de objeto.

Se perfila  claramente, que los individuos  que piensan de forma  biológica verán otras formas de  relación sexual (como la homosexualidad o la bisexualidad) como enfermedades, desviaciones  de la  “normalidad” o pero  aun  como vicios. También es obvio, que  pensando  así,  cualquier relación que no sea costal  no busca el “fin”  propio de la sexualidad que seria  la reproducción, y volveremos  al pasado (quizá sea el presente) que negaba  la satisfacción  o placer  el acto  sexual  pese y que, en ocasiones llena a los individuo   de culpas por sentirlo.

Se ha  discutido  la sexualidad  ampliamente, si es una característica el adulto  o si todo individuo  posee una sexualidad desde el momento  del nacimiento; de hecho,  desde que nace y dado  que presenta genitales, el individuo  es reconocido como asexuado  y ya se le ubica  socialmente  en una  de sido categorías, hombre o mujer,  un sexo  asignado,  basado  en un criterio  puramente  morfológico: la sexualidad es un tema  polémico según  el enfoque, correspondiente.

Desde el punto de vista biologista  la sexualidad serie “un proceso disiologista  natural, comparable a otras funciones naturales como  puede ser las respiratoria,  la intestinal  o la urinaria,  en el que el sexo  es la base biológica y esta definido como: “…el conjunto  de características  anatómica  y fisiológicas que en la especie  humana diferencian al varón  de la mujer , que al complementarse tiene en si  la  potencialidad de la reproducción también  hay  que acepta un aspecto  cultural  en la sexualidad que,  a partir  del sexo  biológico, surge  un rol  sexual para  el hombre diferencia ala mujer.

Desde el punto  de vista  cultural,  la agresión  sexual  se ha aceptado  como modo de expresión  del   hombre, un parte  integrante  de la  investidura  de su papel  dominante.  Por lo común, el erotismo  se ha hecho  sinónimo de masculinidad y se ha  transformado  en lago  ansiado. La aceptación del erotismo  femenino  está variable como  las culturas de nuestra sociedad.

Como dato  informativo, en la cultura  occidental no se ha  aceptado  del todo  un papel  sexual  para la mujer  en el cual participa  libremente.   Por lo tanto, lo normal  en la sexualidad desde el punto de vista seria:

  1. La relación heterosexual,  es decir  entre un hombre y una mujer.
  2. Que se  realice esencialmente  con fines reproductivos
  3. Que los roles quedan claramente definido entre un activo que “penetre”, que es el hombre y un pasivo que recibe que es la mujer.

Se le llama sexo  biológicos  las  características genéticamente; el sexo  de asignación  es el  sexo  que le  confiere al infante  las actitudes y  conductas que lo rodean condicionando a su vez  en el,  actitudes, conductas esperadas por ultimo; la identidad de genero  que es la vivencia psíquicas, emocional, obtendrá mediante  el proceso de identificación, esto  es de pertenecer al sexo masculino  o femenino.

Por lo tanto,  hablar de sexualidad, es hablar  del ser humano  integral  y en su totalidad, es hablar  del ser biológico, el ser psicológico, del ser social. Con lo que se refiere alo social,  la sexualidad se ubica en la familia, es por  esto  que para  lograr  un  verdadero cambio  de actitudes  en la sexualidad, por lo tanto  es necesario actuar  directamente  sobre ella, como uno de los factores que influyen en la conducta sexual.

El control social  actúa  en cinco  formas sobre la conducta  sexual:

  1. El matrimonio  que no solo libera a los cónyuges de la competencia en cuanto al cortejo, les brinda seguridad sino  que les permita  dedicar  más tiempo, energía  a otras actividades.
  2. El control  de las relaciones  sexuales  formadas para evitar iras, homicidios y  otras manifestaciones de violencia.
  3. El control sobre la elección  del  compañero o esposo, fomentando  el prototipo de pareja “ideal”.
  4. El divorcio, como sistema  que permite una excepción a las restricciones sexuales prevalentes.
  5. El control  interiorizado, que  actúan en forma  de tabúes, mitos,  creencias: “los mitos  convierten la realidad social  en algo  aceptable, natural “ los tabúes  condenan o prohíben   conductas que podrían  en peligro  alguna  institución social”. Muchos de estos mitos, tabúes y creencias proporcionan la aparición de prejuicios.

En definición  adopta la  conceptualización de la sexual como la integración  de los factores: biológico (anatómicos), cultural (rol sexual), psicológicos (identidad sexual), adicionalmente le da importancia  a la sociología  al hacer hincapié en la familia como la estructura  que  transmite valores normas, ideas.

 

El representante mas conocido   del primer  polo del  continuo, el que adscribe ala  sexualidad un carácter  biológico e innato  es la teoría psicoanalítica de Sigmund Freud .
Freud siempre considero  los orígenes de los fenómenos  sexuales  en la vida  como las manifestaciones de energía  que llama libidinal, que tenia como fuente la matriz  biológica  del sujeto. El pensar que Freud  explicaba  todo  con la sexualidad, confundir  su instancia en reconocer la importancia  de la vida  sexual  en la  conformación psicológica del individuo con  una explicación simplista que nunca le caracterizo el ignorar el pensamiento.
Postulo  la  existencia  de pulsiones  libidinales, primero luego  la pulsión  agresiva. Punciones en contra posición  con la idea e fuerza, de impulso que se presenta  dinámicamente para lograr su objetivo.  En  la dinámica de manifestación  parecen, según  la óptica  de Freud, los  problemas que  las manifestaciones no  regula de la punciones  representarían.
Primero  el conflicto entre la manifestación libidinal (placentera) la imposibilidad dictada por la realidad ( vivencia placentera continua) implicada la necesidad de supervivencia del individuo  y la especie (tanto  el individuo  como la especie  necesitan  hacer  mas  que dedicarse a experimentar placer para  sobrevivir);  mas tarde en el niño  conflicto e manifiesta  con el surgimiento  de sus  impulso placenteros  y sexuales a los que  opone l sociedad por medio  de sus representantes (padre y madre) en el adulto  el padre y la madre son sustituido  por los principio, valores, norma que adquiridos (introyectado), por el individuo  conforman el súper yo. Posteriormente  se agrego  el pensamiento  Freudiano  la idea  de conflicto  en las punciones: la pulsión libidinal (Eros y/o pulsión de muerte). Para  Freud  y mucho  de sus seguidores, la satisfacción  el pulsión  libidinal, darse en forma que  a la simple  observación parece no tener  relación  alguna  con su  objeto  original ( el encuentro  genital de  vida), hay  tres manera en las  que esto  puede suceder y reciben  lo nombres  de perversiones, sublimación, neurosis.

La primera forma establecer cuando  el objeto  de graficación pertenece siendo  alguna  de lo que  tuvieron  importancia  fundamental en la infancia, la graficación  adulta  se encuentra  dificultada por algún  evento  en el desarrollo que hace  que el individuo viva  la realización  adulta  de la sexualidad como peligroso  o difícil   dando  como resultado  una perversión.  En la segunda,  el objeto  es sustituido  en forma  de gratificación  original  de la pulsión  sexual,  alguna de las  mas  sofisticadas y admiradas expresiones artísticas, en la tercera forma de las vicisitudes del desarrolló  de la pulsion sexual  pueden dar por  postulados que ninguno  de los dos procesos anteriores  se estructure, peor  que la  gratificación de las pulsión aunque  con una gran  cantidad de represión,  siga  siendo  buscada con la participación  de muchos  mecanismos de defensa, ante  al cual   la ansiedad que generan  psicoanalítica, cuando  los conflictos  propios  del desarrollo  se resuelve  satisfactoriamente   es posible  la búsqueda  de graficación  libidinal en la vida adulta d manera menos  rebuscada

 

En la década de los años 80 surgen los estudios de género con los que se pretende abarcar las diferentes tendencias y demandas de los movimientos feministas.  En su nacimiento plantean abarcar el estudio de lo masculino para así comprender lo femenino, preocupándose por las definiciones históricas determinadas de los géneros e implican intereses sobre el tema de las relaciones entre los sexos.

Aspiran a encontrar soluciones de valor y eficacia general para enfrentarlas condiciones de sometimiento, dependencia y exclusión hacia las mujeres.   Los estudios de género enfocan su atención en las diversidades, son el movimiento de la diferencia. Sin embargo Mabel Burin (1998), plantea que hay significativas diferencias entre un país y otro, por lo mismo, estos estudios deberían aplicarse de acuerdo a los diferentes grados de desarrollo de cada país.

Para entender las diferentes posturas con respecto al género, se estructuran de la siguiente manera:

  1. Género y Cultura.  Nelly Schnait (1991) propone que sexo y género son una idea de la cultura, las ideas sobre lo masculino y femenino son producto de la cultura, el cuerpo mismo existe como producto de la cultura, lo considera como naturaleza culturalmente determinada.  De ahí se desprende entonces que Cada sujeto, en su dimensión corporal y psíquica y en sus relaciones, es construcción cultural.
  1. El género como categoría política. Significa acotar las relaciones entre hombres y mujeres y sus relaciones de poder, como relaciones de dominación – sometimiento, es decir las diferentes formas de desigualdad distributiva de bienes económicos y simbólicos y las prácticas discriminatorias y opresivas hacia las mujeres en el marco del orden patriarcal.

Ana María Fernández, (1993- III), menciona que la construcción de la subjetividad en la cultura patriarcal capitalista, incluye una dimensión política que se representa privilegiadamente en la diferencia de sexos y su significación social, expresada a partir de construcciones imaginarias, mitos y discursos sociales y religiosos que se dirigen a asignar tal diferencia a la naturaleza como parte de los mecanismos de invisibilización.

Pierre Bourdieu (2000), plantea que las relaciones de género son fundamentalmente relaciones de dominación – sometimiento, a través de largos procesos de socialización de lo biológico, convirtiéndolas en naturales y legítimas.

El género se sitúa en el espacio de las relaciones de poder entre hombres y mujeres, siendo un factor determinante en la construcción de la subjetividad, siendo ésta una subjetividad conformada para ocupar un lugar en una jerarquía: Así entonces, el género es la diferencia jerarquizada.

 

Para poder entender las relaciones de poder y explicarlo de la manera más sencilla posible, partiremos desde una idea primaria: la interacción entre los sujetos tiene un origen subjetivo, entonces las relaciones de poder son en esencia interacciones subjetivas, donde las personas dan cuenta de ideas codificadas social y culturalmente; las reproducen como parte de un proceso inminente.

Este fenómeno que conforma la relación de poder en cierto sentido se percibe como obvio y trivial forma parte de la vida cotidiana además de estar presente en todos los procesos en que nos vemos envueltos, sea de cambio o de transformación e inclusive institucionales, lo que es seguro es que las relaciones de poder están ahí siempre presentes.

Si sometemos a un análisis estas relaciones cotidianas la mayoría de veces connotadas por lo vulgar, nos damos cuenta que poseen una lógica responden a una racionalidad; en efecto el poder y la necesidad de manejarlo y que como ya lo hemos dicho aparece en el trabajo, en la familia, en las relaciones de pareja y obviamente en la llamada intimidad, causa tensiones lo que es mas evidente es que solo existe cuando existe mas de una persona.

Para Michael Foulcaut lo importante en este fenómeno consiste en mirar lo obvio y repetitivo que por serlo difícilmente puede ser percibido y llega  a existir dificultad al observarlo por estar tan a la vista, posee una gran importancia puesto que permite y posibilita una forma de dominio que en el ámbito familiar forma parte “de una tecnología del poder”; es decir que todas esas relaciones cotidianas son parte constitutiva del instrumental que usa el poder para lograr su ejercicio. En este mismo sentido el poder para Foulcaut, no es mas que una relación entre parejas sean individuales o colectivas, vale la pena reconocer que cuando hablamos de poder surge de inmediato la idea del llamado poder institucional que ejerce un gobierno, una iglesia, la cultura, e inclusive la misma sociedad estructurada; sin embargo por el momento solo nos atañe  las relaciones de poder en el ámbito familiar.

Ahora bien no es posible dar cuenta de las relaciones de poder en la familia si no observamos los roles dentro de la misma y la forma en que la componen, recordemos que dichos roles son parte de un proceso subjetivo ocurrido en el sujeto a partir de su relación con el  “otro” (sociedad, cultura, familia, etc.)

Según N. Chudorow (1984) la organización pariental  asimétrica produce y reproduce subjetividades masculina y femenina diferenciadas y desiguales, tanto niñas y niños crecen dentro de familias donde la madre es el progenitor principal y encargada de los cuidados personales. En este sentido mientras las niñas se identifican con las madres a los niños les sucede lo mismo con los padres, sin embargo la identidad de genero tiene diferentes orígenes en las niñas su identificación con la madre es en relación con su experiencia cercana “cuerpo a cuerpo” en el vinculo materno; la identificación masculina es a partir de la posición del padre y no con el padre mismo, mientras el genero femenino y su identificación es de tipo personal que incluye valores, emociones etc. La identificación masculina es con un “rol” y este es de tipo posiciónal, en este mismo sentido los niños se identifican con algunos rasgos del padre pero no con el padre real.

Un fiel ejemplo de esta idea y como repercute socialmente es la frase vulgar de “Madre solo hay una”, donde lo personal de la imagen materna se contrapone con el hecho de que padres puede haber muchos, todo dependiendo de quien ocupe el lugar o posición.

A partir de esto en la familia se perfila una doble posición que definirá los roles desempeñados por cada genero, que a su vez al interrelacionarse desencadenaran una serie de fenómenos donde el poder será el primer elemento en disputa; el genero masculino reproduciendo elementos que indudablemente son trasmitidos por la cultura ejercerá en una primera instancia el dominio representación del poder, pero al pasar el tiempo las diferentes influencias que permean las subjetividades de los sujetos darán cuenta de los cambios ocurridos dentro de la pareja hasta que de manera muchas veces inconsciente se adapten  a los roles pactados, que no siempre corresponderán a los socialmente aceptados.

 

Desde la concepción antropológica todas las mujeres son madre−esposas, aunque no tengan hijos ni esposo.  Ser madre y ser esposa consiste para las mujeres en vivir de acuerdo con las normas que expresan su ser para y de otros, realizar actividades de reproducción y tener relaciones de servidumbre voluntaria, tanto con el deber encarnado en los otros, como con el poder en sus más variadas manifestaciones

La mujer es madre-esposa y algunas veces tiene dificultades para cumplir con su deber y asumirse como tal o para identificarse como madre o esposa de acuerdo con los estereotipos de adscripción vigentes. En nuestra cultura, la  maternidad y la conyugalidad son reconocidas sólo en tanto involucran a los hijos y al esposo, aunque la mujer maternaliza a cualquiera de diferentes maneras: simbólica, económica, social, imaginaria o afectivamente.

Existe una actitud de maternidad temporal hacia la pareja, pues no hay una separación entre conyugalidad y maternidad, ya que por definición la parte conyugalidad tiene referencia con el erotismo y sólo a través de un proceso intelectual se logra comprender la diferencia de estos, pues en la sociedad, las relaciones están normadas de tal  manera que si no ocurren como la norma lo enuncia, no son percibidas.

En el mundo patriarcal se especializa a la mujer en la maternidad, en la reproducción de la sociedad (los sujetos, las identidades), y de la cultura (la lengua, las concepciones del mundo, las normas, los afectos, el poder).

La mujer debe mantener relaciones de sujeción a los hombres, en este caso al cónyuge, Así articuladas la maternidad y la conyugalidad, son los ejes socioculturales y políticos que definen la condición genérica de las mujeres, de ahí ser mujer es ser madre-esposa, aun cuando no tenga hijos, cumple las funciones reales y simbólicas de esa categoría sociocultural.

 




4. Pareja

Es difícil   disociar el concepto  de  pareja  del  de familia, ya que  los  dos están  íntimamente interrelacionados. Willi, Jurg nos indica que  en  siglos pasados  términos  como parentesco, linaje, raza, casa y hasta  familia e tomaban  como sinónimos muchas veces aunque  posteriormente  fueron  delimitados. Existen pues diferentes  estructurales y  jerárquicas  que es importante delimitar existen pues diferencias estructurales, jerárquicas que es  importante delimitar.

En cuanto la definición  de familia,  Willi apunta que en la actualidad el termino  significa en un  sentido  amplio “el conjunto de personas mutuamente  unidas por el matrimonio o la filiación,  o una la sucesión  de individuos que descienden uno de otros”.  De acuerdo  a la definición  que  encontramos  en el diccionario  ideológico  de Julio Caseres, parejas es “el conjunto  de dos personas o cosas que guardan  entre si alguna  relación”. 

Calvo, Isabel define bajo el rubro de terapia de parejas como: “desde el punto de vista  de la terapia  familiar, una pareja  es un sistema; desde la perspectiva  de una terapia  basada en el individuo, se considera a la pareja como una red internacional de dos individuos  cuyas necesidades armonizan o e contraponen”

Jean Lemaire hace desde la teoría psicoanalítica una distinción entre los lazos amorosos de corta y larga duración, en donde el lazo conyugal se caracteriza por una cierta intención latente, algunas veces poco consciente y otras aun negada, de curar por lo que lo define como “un lazo amoroso marcado por una intención manifiesta o no de duración”.

Lemaire propone que existe una contraposición  entre familia y matrimonio, haciendo  una distinción  entre los derechos  individuales,  los colectivos dice: para nosotros  el matrimonio  es esencialmente  una unión  altamente individual entre dos personas independientes, esposo, esposa;  por el contrario,  la familia es un grupo social  que en  determinadas circunstancias  comprende  a mas personas  que la pareja  conyugal poniendo como  requisito para la unión  tanto el consentimiento  como el amor  de los cónyuges, siendo  esta tres instancias: amor, matrimonio, familia independientes entre si. Es un  intento  de dar una definición  sobre el matrimonio  es hace una jerarquía  entre la relación  sexual,  el matrimonio   la familia invocando  que para  construirse en matrimonio la unión sexual debe ilegitimizarse,  tener una  condición  de perdurable, la ceremonia se considera como un aspecto secundario,  se incluye  la  disolución por divorcio. Se propone el “affectio marialis” como  requisito indispensable.  Es cuanto  al ciclo  vital de la familia  en donde  se inserta,  se indica  que la familia  comienza con el matrimonio  de la pareja, termina  cuando  los hijos alcanzan  la mayoría alcanzan la mayoría  de edad, abandonan  el hogar y  forman  la propia  familia, es decir  que la pareja  conyugal  vuelve  a estar sola,  estimando  que el ciclo  comprende  alrededor  de 25años. A  partir e entonces  la pareja  continua solo. Por ultimo  atribuye ala pareja un significado  estructural,  es decir “designa aquella parte de la familia  que   determina su duración” la separación   entre matrimonio  y familia.  Jean-G. Lemaire, hace desde la teoría psicoanalítica una distribución entre los lazos amorosos de corta y larga duración,  en donde  el lazo  conyugal  se caracteriza por  cierta intención latente, algunas veces poco consiente, otras aun negada, de durar  por lo que  define como un lazo amoroso marcado por una intención o no de duración.

 

Marie-Claude Louviot nos ofrece un panorama histórico y geográfico de la pareja en donde revisa la evolución de esta a través de las edades y de diferentes civilizaciones.  Con respecto al surgimiento de la pareja coincide con los argumentos que están en contra de la tesis de una promiscuidad original ya que esto iría en contra de la conservación de la especie pues no habría posibilidad de procrear y cuidar de los hijos en situaciones favorables.   Louviot deduce que de entre las razones que promueven la formación de una pareja duradera se encuentra el deseo de lograr la posteridad y que esto además asegura la supervivencia de los grupos humanos.

Respecto a la organización primitiva Louviot, nos habla de la exogamia y la endogamia como debidas a determinantes culturales, económicas y religiosas.  De las diversas formas de unión conyugal nos presenta la monogamia como la forma mas extendidas del matrimonio, sin olvidar la existencia de la poligamia con sus diferentes modalidades: poliandria (matrimonio de una mujer con varios varones), ligada al matriarcado y poco frecuente, y la poligamia (matrimonio de un varón con varias mujeres) ligada al patriarcado y mas común.  Ambas formas, matriarcado y patriarcado obedecen al propósito de transmisión unilateral de bienes, privilegios sociales y tradición cultural, funciones que son encomendadas a la familia y que resultan tan importantes como la propagación de la raza.
El amor como fundamento del matrimonio es un concepto occidental, ya que en otras civilizaciones, como las orientales (india, china, Japón) y en el mundo árabe., la unión se decide de acuerdo a tradiciones familiares y en los padres los que escogen a los cónyuges (cuando menos el pasado, ya que esto empieza a cambiar; aunque a veces lentamente).

Si bien el amor es un sentimiento que se encuentra presente en nuestra cultura, su conceptualización ha sufrido igualmente una evolución.  En efecto, según apunta la autora en la antigua Grecia la pareja se fundaba sobre la desigualdad de los sexos y era la religión del varón la que prevalecía siendo obligación de la mujer aprenderla y preservarla, el objetivo no era la “felicidad” sino la procreación sobre todo de hijos varones por lo que el celibato era considerado como un atentado contra la moral religioso.  La concepción de amor (ideal, erotismo, amor absoluto) era mas bien objeto de disertación filosófica que practica común de las parejas, ya que el nombre no esperaba encontrar en casa un espíritu “similar al suyo” sino que para ello buscaba a las hetairas (mujeres cultas con las que el hombre podría entablar una relación a nivel intelectual) y que podrían de alguna manera ser equiparadas a las geishas japonesas. Con el advenimiento del cristianismo los varones empiezan a cambiar y se trata ya de una relación individuo-individual o en donde se busca la felicidad.  Con la Edad Media surge igualmente el amor cortesano que es sobretodo privilegio de las clases aristocráticas que pueden permitirse la espiritualidad, ya que el pueblo no puede olvidarse de la realidad de su condición.  Aun cuando los fundamentos jurídicos no cambian muco en cuanto a derecho de los cónyuges, los valores si evolucionan .  En el renacimiento, el matrimonio es una cuestión económica, de herencia y hegemonías familiares aunque, como contrapartida surge el amor inaccesible y romántico que alimenta la literatura.  En la parte formal, el matrimonio es objeto de un contrato en el que la dote es una parte importante.  Viene después una degradación de los valores con el surgimiento de la figura de Don Juan, con su carate cínico que mata al romanticismo anterior.  A partir de la Revolución Francesa se inicia el cambio hacia la época moderna en donde veremos surgir poco a poco los valores actuales, en donde el aspecto más relevante puedes ser la aceptación del divorcio y un nuevo concepto de unión, en donde la permanencia es un acto mas libre.

 

No todos los individuos optan por la pareja estable; dentro de los diferentes estilos de vida hay una amplia gama de posibilidades.
Cuando se vive esta situación (pareja estable e infección por el VIH), la comunicación con la pareja se ve deteriorada por temores como el de infectarla, a ser abandonado o a ser acusado de causar problemas.  Cuando ambos tienen el VIH se teme que aparezca la enfermedad antes en alguno de los dos.  A veces se piensa que no se debe hablar del VIH o del SIDA por tenemos a salir lastimados, pero lo más recomendables para una mejor vida en común, es buscar los momentos adecuados para encarar y resolver los aspectos primordiales entre los que están los siguientes: guía a tu pareja para que adquiera mas información acerca del cuidado y necesidades de la persona con VIH; hazla tu confidente para que pueda dar información al psicólogo o medio, cuando tu no estés en condiciones.

 

Cuando  una pareja  es sexualmente madura, goza de su actividad sexual, no se siente  por ella venganza, culpa,  ni ansiedad en si ningún sentimiento negativo. La sexualidad se convierte en un placer.  El adulto  maduro  tiene confianza en su capacidad para actuar sexualmente, para gozar, dar placer  a su pareja. Una persona que ha  alcanzado  la madures  mantiene una actitud relajada ante la sexualidad, no necesita “demostrase” nada.  Se ha hecho  responsable  d e  su vida incluyendo  su vida sexual. La sexualidad pasa a ser un aspecto  más de la vida, un aspecto  natural  y agradable. La persona  madura  prefiere  tener  una pareja  a estar sola, la madurez supone  la capacidad de desarrollo una relación  estable  y emocionalmente  satisfactoria con otra persona, con la que se comparten mucha cosas de una  manera  abierta, humana, entre ella la sexual.
Otro aspecto  de la sexualidad en la madurez,  en un  sentido  amplio,  es la paternidad.  Aunque  algunas personas deciden  no tener hijos,  para la inmensa mayoría  la experiencia de tener hijos, de educarlos constituye uno  de los  aspectos  más gratificantes de la vida.
La sexualidad en la edad madura no la inventaron  los sexólogos  fanáticos. Existe  de un modo  u otro  en todos lo individuos. Esto significa que se exprese ineludiblemente en la capacidad para copular. En algunos  caso se expresa en la necesidad de mantener el afecto, la intimidad; en un  interés intelectual por el erotismo,  o en la necesidad de conservar  para la vida en cualidad romántica.

Cuando Freud presento  por primera vez  sus descubrimientos  sobre sexualidad infantil ante una legión de médicos  incrédulos, un publico atónito, estos conceptos  tropezaron  con una resistencia colosal antes de integrase a la teoría consagrada. Lo descubrimientos  sobre la sexualidad en la  edad madura también  tropiezan  hoy  una considerable  resistencia  emocional. Esta  renuencia  puede echar sus raíces en la  tendencia  del niño a reprimir  todo conocimiento  sobre sexualidad de los pares, pero esta igualmente apuntalada por los tabúes e inhibiciones de índole sexual que aun ejerce una poderosa influencia obres el conjunto de la sociedad.
Con o que respecta ala sexualidad en la pareja; si lo cónyuges son felices, como dice Tolstoi se parecen todos (mientras los esposos desgraciados sufren cada uno  de acuerdo  con su modo especifico),  aceptan  el hecho  de ser distintos .

Se dan perfectamente cuenta de que no tiene ni la misma pulsión sexual,  ni el mismo  estilo  erótico. Conciente de sus afinidades, que actúan en otros campos,  la falta de aptitud para amar constituye una verdadera impotencia psicológica, más peligrosa, sin duda,  para vínculo conyugal que la impotencia sexual.

En efecto, la sexualidad constituye en cierto  modo  la firma  contrato  conyugal. La sexualidad representa,  como  compartimiento,  la forma mas  acabada de expresar  la voluntad de la intimidad de la pareja  y su deseo  de aislarse  del mundo. En la intimidad sexual, los miembros  de la pareja  reviven recuerdos comunes,  horas de inefable felicidad; evocan sus mayores aspiraciones,  sus triunfos o sus penas .

La sexualidad suele enfrentarse con le desgaste  de lo cotidiano y la rutina  que acecha a la pareja  alineada por la preocupaciones, cansancio  inherente de la vida moderna. El propio  acto sexual  corre el riesgo  de caer en la rutina. Sin  embargo, la relación  sexual  se representa cada vez  como una invitación que interroga el deseo del otro, exalta u imagen, despierta a los sabores nostálgicos de los primeros encuentros, reanuda la alegría, la espontaneidad de esos  “perfumes frescos como carnes  de niños”.

La sexualidad desempeña también  un papel  catalizador  en la resolución de los conflictos  de las diputas hasta el punto de que  algunas pareja justifican sus incesantes por las delicias de la reconciliación. La sexualidad es un factor  de madurez, pues fuerza a cada uno a encontrar en el otro deseo, emociones,  necesidades o humores que hay  que negociar. Esta confrontación personalizada nada tiene en común con la relación anónima y no comprometida que el hombre inmaduro entabla  con la prostituta. 

 

Esta estrategia es valida siempre y cuando ninguno de los dos tenga el VIH, y no corra riesgo de contráelo por todas las vías de contagio, y siempre y cuando ambos miembros de la pareja estén vivos, juntos y se sean fieles todo tiempo. Muchas mujeres afectadas por el VIH solo habían tenido una pareja sexual durante toda su vida, y muchas otras solo dos o tres por un periodo de muchos años.  La fidelidad no las ha protegido cuando su pareja les era infiel o ya tenia el VIH cuando empezó la relación. 

Este tipo de mensaje ha sido dirigido de forma amplia a los jóvenes de ambos sexos, pero en particular a las muchachas.  El riesgo de infección se reduce en gran manera si los jóvenes retrasan su primera relación sexual hasta el momento del matrimonio y si después se son fieles el uno al otro.  Sin embargo, tradicionalmente la edad para el matrimonio solía ser mucho mas baja de o que ahora, y cada vez son menos jóvenes que esperan al matrimonio para tener relaciones sexuales. La adolescencia suele ser un periodo de experimentación tanto con la sexualidad como con las relaciones interpersonales.  Los hombres de todas las edades presionaban a las muchachas para que tengan relaciones sexuales con ellos.  Algunas preferirían decir que no a estos encuentros y este tipo de estrategia las ayuda.

Es cierto que las puede ayudar durante un cierto tiempo, pero no de forma indefinida, y el problema esta en poder anticipar cuando van a necesitar otro tipo de consejo.   Otras jóvenes saben que quieren tener relaciones sexuales y así lo hacen.  Para ellas, este tipo de estrategia no es adecuada.  Es irónico que los medios de comunicación  hayan utilizado la sexualidad ara vender productos por todo el mundo, creando de esta forma una cultura muy consciente del sexo desde una edad muy joven.  Poder decir que no a un encuentro sexual es algo que a las mujeres de todas las edades les gustaría hacer cuando su experiencia personal de las relaciones sexuales es negativa o humillante.  No todas pueden hacerlo.  El haber vivido experiencias negativas y de dependencia social y económica en el hombre puede dejar sin poder a la mujer, haciendo que le resulte difícil o imposible negarse a los deseos de él.  A muchas mujeres les gustaría decir que no cuando saben que su pareja tiene relaciones sexuales con otra persona.  Algunas encuentran el valor y el apoyo social para hacerlo; para otras, ese no es el caso.  En algunas casos, las mujeres cuyas parejas tienen el VIH puede que solo son capaces de decir que no o insistir en poner en practica el sexo mas seguro una vez que su pareja ha enfermado.  También las mujeres cuyas parejas han fallecido a causa del SIDA se les sugiere que eviten las relaciones sexuales, pues ellas también podrán estar infectadas.  Esto no toma en consideración sus necesidades emocionales, sociales y económicas y mucho menos sus necesidades sexuales.

Negarse a tener relaciones sexuales es una estrategia que algunas personas seropositivas han utilizado para proteger a su pareja de la infección sin tener que revelarle su status del VIH o como contrajeron el contagio.  En Brasil se cuenta la historia de un hombre que decidió no tener mas relaciones sexuales con su esposa.  A pesar de que permaneció con ella hasta su fallecimiento, la mujer se sintió totalmente rechazada por el.  Solo logro enterarse de la enfermedad de su marido después de fallecido este, y solo entonces se dio cuenta de que la había estado protegiendo.
Con frecuencia, la persona con VIH/SIDA se ve abandonada por su pareja.  Esta estrategia es una forma de decir que no y esta siendo utilizada por algunas mujeres y por muchos hombres.  Es un paso drástico para muchas mujeres, pero muchas veces es el último recurso cuando no hay otras alternativas obvias.  Perder a su pareja puede ser desastroso para una mujer.  Puede que le resulte imposible mantenerse a si misma y a sus hijos.  Y en ausencia de ayudas sociales, puede verse forzada a vender su cuerpo.

Posiblemente, los hombres que son abandonados por sus compañeras y los que las abandonan a ellas, busquen a otras mujeres con las cuales tener relaciones sexuales.  En general, decir no al sexo se puede considerar como la estrategia mas eficaz y “lo que no haces no te puede hacer daño”.  En la práctica, este método puede resultar problemático.   A  pesar de ello, es el mas que promueve, en parte debido a que, al igual que sucede con fidelidad mutua, es visto con beneplácito por muchos dirigentes religiosos.

La mujer se encuentra en periodo de enorme transición.  De cara a la desigualdad y la injusticia y la oposición de instituciones e individuos la mujer reta las ideologías del destino biológico, la sumisión y la obediencia, lucha por conseguir y consigue una amplia gama de leyes y servicios, obtiene mayor educación y se adentra en mayor número de empleos y profesiones.
En cualquier discusión sobre la mujer y la sexualidad seria erróneo ignorar estos cambios.  Sin embargo, esto es lo que hacen muchas activistas del SIDA cuando aseguran que en las relaciones sexuales con los hombres la mujer tiene poco o ningún poder, sin adentrarse mas en el problema.  Muchas critican el hecho de que se le pida a la mujer que se responsabilice de la práctica del sexo mas seguro con el hombre, al igual que ha sido ya puesto sobre sus hombros el control de la natalidad.  Como si la responsabilidad no constituyera también poder.  Como si las mujeres pudieran asumir poder sin asumir responsabilidad.

Es importante no caer en la trampa de poner a la mujer demasiado en el papel de victima.  Ya que eso reforzaría la imagen débil y pasiva de la mujer contra la cual os oponemos firmemente.  La imagen que preferimos promover es la que utilizamos nosotros: la mujer como participante activa en esta lucha, tomando un papel dinámico en el apoyo mutuo y en la lucha contra el VIH/SIDA.  El uso de esta imagen depende de la capacidad de la mujer de sentirse fuerte y con confianza. Mientras continúe vigente la imagen pasiva y débil, la mujer se sentirá incapaz de afirmarse de la manera necesaria para llevar a cabo los esfuerzos indispensables para sobreponer sus problemas.

Hay muchas mujeres que niegan los riesgos que corren a quienes le es imposible protegerse contra el VIH, pero otras retan el papel que se les asigna en virtud de su genero de su posición sexual. La imagen de la mujer como victima se perpetuara si nos concentramos únicamente en aquellos casos en los que la mujer no ha conseguido sobreponer lo obstáculos. Al mismo tiempo, es preciso cambiar las normas sexuales masculinas y hacer que se dé un cambio en los hombres quienes también tienen que tomar responsabilidad.




5. Estigma social y VIH/SIDA

El estigma social es una característica de ciertos grupos, haciéndolos victimas del rechazo antagonismo.  La estigmatización es una manera de señalar, condenar, censurar, marcar negativamente y discriminar a muchos pacientes con VIH que pueden ser expulsados de sus hogares, centros de estudio y trabajo o negarles atención medica por el estigma del SIDA, lo cual es una clara violación de sus derechos humanos.  La educación puede terminar con el estigma. 
Todos como producto de una misma subjetividad social tenemos un imaginario que compartimos que compartimos que es igual de lo que debe ser y de cómo nos debemos de comportar en una determinada sociedad. Toda sociedad (como todo ser vivo o toda especie viva), instaura, crea su propio mundo en el que evidentemente ella esta incluida. Lo mismo que en el caso del ser vivo, es la organización” propia de la sociedad (significantes e institución) lo que define, por ejemplo, aquello que para la sociedad considerada es “información”, aquello que es “estrépito” y aquello que no es nada, o lo que define la “pertinencia”, el “pero”, el “el valor”y el “sentido” de la información; o lo que define el programa de elaboración de una información y el programa de respuesta a esa información dada. En general, es la institución de la sociedad lo que determina aquello que es “real” y aquello que no lo es, lo que tiene sentido y lo que carece de sentido.

A partir de que tenemos un imaginario común y creemos en el y cuando alguien se aparta de esta concepción es como surge el estigma, es decir la marca social de la diferencia, lo repulsivo hasta lo inhumano y lo no querido pero solo e indiscutible debe preexistir un imaginario que pueda haber un estigma que rompa con este, y no hay nada que produzca más pavor que el atentar con esta trama de significaciones valiosas para esa sociedad determinada; como dice Castoriadis: Toda sociedad es un sistema de interpretación del mundo, toda sociedad es una construcción, una constitución creación de un mundo, de su propio  mundo… Su propia identidad no es otra cosa que ese sistema de interpretación. Ese mundo que ella crea. Y esa es la razón por la cual (como todo individuo) la sociedad percibe como un peligro mortal todo ataque contra ese sistema de interpretación; lo percibe como un ataque contra su identidad, contra sí misma.

La imaginación humana no tiene limites cuando pretende aniquilar la buena imagen que el otro tiene de sí mismo: representando en el estigma y que sirve para enmascarar las propias debilidades y para colocarse en una posición de superioridad. El poder ataña toda la sociedad en todas las épocas ha habido seres carentes de escrúpulos y manipuladores de la opinión social o del consenso social para los que le fin justifica los medios. Y más cuando se trata de estigmatizar a un sector tan repudiado, de diferentes maneras en varios aspectos de nuestra sociedad. Sin embargo; la multiplicación actual de los actos de perversidad en la sociedad en un indicador del individualismo.
Irving Goffman habla de la identidad vitual, los atributos que la sociedad te brinda atributos que tal vez no los poseas verdaderamente pero que sin embargo te hacen ser valioso o no dentro de ese circulo particular en el que te desenvuelves y podemos reconocer en el sujeto esa parte virtual que a la vez existe pero a la vez no existe solo a partir de la mirada social, pero a la vez tan importante y necesario que el sujeto lo toma para sentirse mirado y que limita pero que a la vez te da sentido y sensación de pertenencia. 

En el caso del VIH cómo la sociedad te mira de manera diferente cuando llevas una marca y sobre todo cuando esa marca no se puede borrar y el individuo al formar parte de ese imaginario social cuando antes de haber sido rechazado siente miedo de si mismo tiene horror del horror de los otros, del que en tiempo atrás quizá también formo parte, por que ya no tiene los elementos de atributos de belleza estándar de la sociedad, se excluye de ella y se recluye es así como desde la sociedad se convierte en una molestia y aparece la diferencia.  Lo que no es semejante a la mayoría surge la metáfora de lo anormal como lo diferente y por lo tanto lo patológico.

Toda construcción imaginaria es producto del hombre; de los sueños que sueña en una determinada sociedad. Nadie es ajeno a las leyes, a los parámetros que rigen la convivencia de los hombres en sociedad y por consiguiente a las sanciones impuestas a quien se aparte de tales estándares establecidos, de la “normalidad”. El precio que se paga varía dependiendo de la falta que se cometa, en cuestión de moralidad, de valores sociales; el precio es el señalamiento y la exclusión que trae consigo la culpa que causa el haberse apartado de lo que es valioso para cierto grupo de personas. .

El caso del VIH/SIDA así como toda enfermedad tiene una representación específica que va de la manera de ser de su gente, de sus miedos y angustias, bajo la bandera de la promiscuidad y de la depravación de la sexualidad. Es así como el imaginario de este padecimiento esta revestido con estos matices de terror, repulsión y rechazo a quien lleve en sus entrañas tales desviaciones, entendiendo por imaginario “la capacidad irreductible de revocar una imagen… y estas imágenes están como representantes de otra cosa, tienen pues una función simbólica. Así, todo saber consiste en una elaboración discursiva que produce una representación imaginaria de sus objetos en tanto efecto de lo simbólico y que, en calidad de imaginario, se trata de una representación subjetiva que permite una significación asequible. En efecto existe un real, por fuera del discurso, sólo que es imposible en tanto que la palabra, en su decir, lo excluye, señalándolo como límite de decir define. Entre lo imaginario y lo real se levanta el muro del lenguaje en calidad de mediación que produce la realidad, más no lo real. Es sobre esta aporía que se produce el saber.

El miedo interviene cuando lo real se vuelve imprevisible (el otro puede ser fuente de contaminación, una pandemia sin límites)., mientras que se encuentra cerca; la realidad que va ha hacerse se percibe de pronto diferente de la que se esperaba o previa, amenazada por eso mismo, revela la parte de la impotencia experimentada para controlar las cosas, obliga a reconocer los límites de las actividades y las empresas humanas.

Lo imaginario resulta más escandaloso cuando más posible parece su realización.  El imaginario es conforme a los fines es por eso que es funcional creado para alcanzar un fin. En realidad el imaginario entorno a esta enfermedad esta muy unido a la sexualidad en dos puntos; desacreditándola en ambos y justificando la existencia en este caso de la estigmatización que recae sobre el paciente seropositivo.

El imaginario compartido por un cierto grupo de personas es el estilo de vida con el que se dirige un pueblo en torno a cierta problemática en este caso el VIH el imaginario que lo envuelve es de culpa, vergüenza y denigración externa que se hace interna por padecer tan terrible enfermedad social.
Esta representación o imaginario es el vinculo que une al significante y al significado del VIH/SIDA esta vinculado con la representación, un cuerpo deteriorado incapaz de sobrevivir por sí mismo, y esta a su vez se vincula al transformado sexual del padecimiento, de la prevención de la sexualidad. Hay formas hegemónicas de construir el imaginario que debemos saber, sentir y pensar, acerca de ello, esto se da a través de los medios. Es una forma social de percibir lo que ellos están construyendo. La realidad, pero ¿qué es la realidad?:.. Es lo que la mayoría creía que debía de ser. No necesariamente lo mejor, ni lo más lógico, sino que se adaptó al deseo colectivo.
Dentro de nuestro primer núcleo social las familias, son el espacio para construir nuestra subjetividad tanto particular como social, esta empieza desde esta se empieza a normativizar el deseo del niño, con una serie de intercambio afectivos, inconscientes, concientes dentro de los diálogos que intercambian el niño y sus padres “la subjetividad no es algo preexistente, sino que se hace en el acto discursivo, en una narración de sí mismo, del otro y del mundo, de su pasado, presente y futuro en el aquí y ahora de la palabra, en las narrativas de otros… “.   A la vez que nuestra subjetividad constituye nuestro yo más singular, construye las redes simbólicas que nos ponen en comunicación y nos integran a los social, a lo otro.

 

El estigma es una etiqueta, una marca, es la calificación que se hace de otras personas con semejante fuerza que esa declaración queda en ellas impregnada.  Los prejuicios o actitudes sociales, despectivas o negativas hacia las “diferencias” reales o percibidas de otras personas, no existen por naturaleza, sino que son creados por las sociedades.  El estigma deriva de un proceso de desvalorización.  El VIH/SIDA es un padecimiento que rebasa el ámbito medico, y que ponen en desventaja a quienes lo padecen.  Esto es porque el VIH/SIDA esta asociado a un conjunto de prejuicios que sustentan actitudes estigmatizantes particulares; uno de ellos fue su relación, en un principio, con la población homosexual que le atribuyo un carácter de “inmoral”.  Estas actitudes en el contexto social y familiar se manifiestan con el maltrato, la culpabilizacion, y el reclamo; factores que en el contexto de los servicios de salud aparecen relacionadas con la negación de la atención así como del aislamiento de los enfermos.

Podemos definir al estigma como “un atributo significativamente desacreditador que socialmente sirve para degradar a la persona que lo posee.  El estigma tiene raíces muy antiguas.  Se ha descrito como una característica que desprestigia considerablemente a un individuo ante los ojos de los otros.  También tiene importantes consecuencias sobre el modo en que los individuos se perciben a si mismos”.

La estigmatización es un proceso.  Las características a las que se fija el estigma pueden ser muy arbitrarias.  Ciertos atributos son tomados y definidos por otros como deshonrosos o indignos dentro de una cultura o un ambiente particular.  Por lo tanto, la estigmatización describe un proceso de subvaloración, mas que un rasgo.  Los primeros sociólogos veían la discriminación como una expresión del etnocentrismo, es decir, como un fenómeno cultural de “disgusto ante lo distinto”.  Además, es importante mencionar que la mayoría de los análisis recientes de la discriminación, se concentran en patrones de dominio y opresión, vistos como expresiones de una lucha por el poder y el privilegio.

Fueron los griegos quienes crearon el termino “estigma” para referirse a signos corporales con los cuales se intentaba exhibir algo malo y poco habitual en el status moral de quien los representaba”, según el filosofo y sociólogo Irving Goffman.  Los griegos le ponían marcas y distintivos a los esclavos que eran deshonrados y debían evitarse en lugares públicos.

En términos del mismo Goffman, la palabra “estigma” hace referencia a un “atributo profundamente desacreditador”.  “El estigma juega un papel esencial en la producción y reproducción de relaciones de poder y de control en todos los sistemas sociales.  Hace que unos grupos sean devaluados y otros se sientan de algunos modos superiores.  Se vincula así al funcionamiento de la desigualdad social.  Para entender y enfrentar adecuadamente la estigmatización y discriminación, ya sea en relación con el VIH/SIDA o cualquier otro tópico, se requiere necesariamente de que pensemos, de modo más amplio, en como algunos individuos y grupos llegan a ser socialmente excluidos, ye en las fuerzas que crean y refuerzan la exclusión en entornos diferentes.”

Los atributos pueden recibir el nombre de “defecto”, “falla” o “desventaja”; palabras que sugieren una idea de inferioridad.  Por eso no debe extrañarnos que muchos estigmatizados sientan vergüenza por su estigma, lo oculten o se aíslen de la sociedad, o que muchos, se reúnan con personas con la misma categoría de estigma.  Lo anterior se da por la experiencia del rechazo social debido al “atributo desacreditador”, lo que lleva a la adquisición de una cierta conciencia de la estigmatización.

Según Goffman podemos hablar de tres tipos de estigma:

  1. los llamados defectos del cuerpo:  las distintas deformaciones físicas
  2. los “defectos del carácter”  del individuo que se perciben como falta de voluntad, pasiones tiránicas o “antinaturales”, deshonestidad, perturbaciones mentales, drogadictos, alcohólicos, homosexuales, desempleaos, suicidas y politicos extremistas
  3. estigmas tribales de la raza, la nación y la religión “susceptibles de ser transmitidos por herencia y contaminar por igual a todos los miembros de una familia”

Estos tres rasgos muestran los mismos rasgos sociológicos: el de ser indeseable, según alguna sociedad.  Entonces las diferencias originan las segregaciones sociales, las que son motivadas por defectos preconcebidos que los sujetos hacen de sus semejantes, muchas veces antes de entablar comunicación verbal con el otro.  Además los estigmas se reflejan en el discurso social por medio de adjetivos calificativos peyorativos, que crea complejos.

De esta forma, el estigma es un estereotipo, una señal que identifica a alguien y le confiere un símbolo social ante los demás, de manera que puede ser adoptado o segregado por ciertos sectores sociales.  Se crean pequeños grupos que proclaman de manera directa o indirecta su representación de la sociedad y así van consolidando su identidad.  De ahí que el símbolo, el estigma, sea un indicio para conocer la identidad del sujeto y así mismo pueda ser susceptible a ser utilizado por otros como una forma para chantajear al considerado como inferior, extraño o anormal.  Es típica la frase de “si no haces tal cosa, diré a los demás lo que en realidad eres”.

Se configuran diferentes identidades sociales virtuales de un sujeto dependiendo de sus actitudes, su forma de vestir, su comportamiento.  Lo que los demás piensan o sienten acerca de alguien, aun sin conocerlo es lo que configura esta identidad.

La sociedad “normal” en algunos casos tienden a estigmatizar y por tanto a descalificar a los semejantes por motivos de cualquier insignificancia, aun sin tener conocimiento de la forma de ser y pensar de un sujeto dado.  Se racionaliza lo irracional, y esto norma criterios de distinción para eliminar la competencia a lo que es considerado como adversario.

La sociedad interactúa por medio de símbolos, signos e imágenes que son portadores de significado y que son interpretados por los sujetos.  Así, la sociedad reproduce su vigor y realiza cambios en su estructura en donde existen los incluidos y los excluidos, los buenos y los malos, los aceptados y los no aceptados.

Parece ser que este simbolismo cultural y las pautas de comportamiento del sujeto van regulando y configurando la diversidad de procesos psíquicos y sociales del entorno, lo que hace interactuar al sujeto con los demás.  Sin duda, la cuestión de los prejuicios son nociones preconcebidas que solo existen en la mente pero que también se han materializado y que han causado innumerables masacres.

 

La noción de sujeto como objeto teórico se refiere a una confirmación permanente desde diversos órdenes de procesos.  Tiene que ver con toda una construcción simbólica que abarca todo un proceso cultural, dentro del cual los fenómenos sociales, culturales y los modelos económicos van permeando la noción de sujeto.  Así Braunstein afirma que el sujeto “esta como tal a partir de requerimientos emitidos pro la estructura social y ejecutados por las instituciones, por los aparatos ideológicos del estado, siendo los fundamentales en el modelo capitalista la educación, la familia, la religión y los medios de difusión de masas.”

La noción de sujeto se modifica dependiendo de quien lo mire.  Desde el ámbito biológico, o dentro del ámbito económico, o el medico, o el psicológico.  Es un caleidoscopio de referentes teóricos.  Desde nuestra perspectiva, el sujeto puede presuponer un cuerpo, pero su naturaleza no radica ahí.  Radica en toda la gama de significaciones que a partir de su especie puede ir creando, y que interactuando con todo el ambiente que lo rodea, alcanza su expresión.  La noción de sujeto esta completa cuando incorporamos la noción de subjetividad, construcción erigida desde el otro, y que se va generando en lo simbólico y se representa a través de nuestra cultura.  El lenguaje juega un papel importante en la introyeccion de las pautas, normas y conductas que conforman al sujeto.  El sujeto es el resultado de muchas de las relaciones externas que se dan entre el sujeto y su entorno. 

Mineva Gómez Plata dice que “el sujeto en sus múltiples relaciones interpersonales, en sus vínculos, esta inscrito en una red social que lo rige, lo instituye.  La cultura y la sociedad, preexistentes al nacimiento del ser humano, regulan los parámetros de lo permitido y lo prohibido”

Además, Goffman trata en su libro dos tipos de sujetos estigmatizados:  el desacreditado, es decir, el que obedece a las marcas o distintivos visibles, físicos, raciales donde el sujeto no tiene oportunidad alguna de ocultar lo que hace; y el del sujeto desacreditables donde una persona ha llevado una vida sin ser señalado, pero que en algún momento adquiere un estigma, “la segunda posibilidad importante en la vida de una persona estigmatizada aparece cuando su diferencia no se revela de modo inmediato, y no se tiene de ella un conocimiento previo , es decir, cuando no se trata en realidad de una persona desacreditada, sino desacrecitable”

Aquellos que de repente adquieren un estigma pueden presentar un cambio en la personalidad, como resultado del lugar que ahora ocupa en una nueva relación entre él y la sociedad, el proceso de aceptación en la interacción y el uso de nuevas estrategias de adaptación.  Así, lo doloroso de una estigmatización repentina no surge de la confusión del individuo con su identidad, sino del conocimiento exacto de su nueva situación. 

Podemos ver dos fases por las que atraviesa el sujeto estigmatizado, la primera se relaciona con la conciencia del sujeto sobre su estigma y donde tendrá que enfrentar comentarios que lo desacrediten.  La segunda fase es la del encubrimiento que el sujeto atraviesa cuando el estigma no es perceptible fácilmente.  Así, el sujeto se da cuenta que la sociedad no sabrá de él más allá de lo que diga o manifieste.

De esta forma los sujetos poseedores de un estigma oculto, los desacreditables, se encuentran en tres posibles clases de lugares:  en el lugar prohibido o inaccesible, donde el sujeto no puede acceder ciertos lugares; en el lugar donde se tratan de subsanar las diferencias, aquí la sociedad ya lo tolero y lo trata con amabilidad para hacer que no se sienta incomodo; y el tercer lugar que es donde los sujetos se encuentran con sujetos con el mismo estigma y se da una libertad de exponerse tal y como son.  Así, el sujeto en este tercer lugar puede encontrar un grupo de apoyo donde mientras más se acerque y abra su vida mas “fiel” se le considerará.  Se van formando la identidad del sujeto por la fuerza del grupo al que pertenece.

El sujeto va a actuar dependiendo del lugar en donde se encuentre en estos tres lugares.  Si de pronto se le encuentra en un lugar donde se pueda proporcionar información que lo pueda desacreditar, tendrá que mentir y una mentira lo llevara a otra.  Los sujetos portadores de un estigma se pueden encubrir fácilmente si se encuentran ante una persona que tenga su misma condición y esta familiarizada con un tipo de comportamiento.    Todo este juego de mentiras, verdades a medias que hacen los sujetos desacreditables los pone en una situación psicológica de mayor ansiedad y angustia por saber que sus vidas se pueden derrumbar en cualquier momento. 

El sujeto estigmatizado vive en dos mundos sociales: al primero no le cuenta nada y quiere parecer “invisible” con la mascara protectora que lleva puesta;  al segundo, el grupo intimo, es muy pequeño y es al que le cuenta todo a cambio de protección, sirve de protección.  En cuanto a las relaciones nuevas que establecen estos sujetos les cuesta mas trabajo llegar a crear vínculos íntimos porque es más doloroso ser honestos respecto a su condición.

Los sujetos estigmatizados tienen la opción de hacerse notar tal y como son, haciendo visible su estigma y portando algún símbolo distintivo o emblema que lo identifique como perteneciente a algún grupo.  Los sujetos portadores de VIH/SIDA usan un listón rojo entrecruzado que denota la lucha contra el SIDA.  El sujeto que ya atravesó por una etapa de aceptación y decidió enfrentar el rechazo social desencubriendo su condición de estigmatizado logra imponer una identidad social y personal que responde a las definiciones y expectativas de su identidad.

Frecuentemente el sujeto estigmatizado juega dos papeles, el del estigmatizado y el del “normal”, y no son los atributos del estigma los que determinan la naturaleza de estos dos papeles, sino la frecuencia en que desempeña alguno de los dos, “el estigma implica no tanto un conjunto de individuos concretos separables en dos grupos, los estigmatizados y los normales”.

Algunos de los efectos que el estigma causa en la vida y persona de los sujetos que son clasificados con alguno de ellos son: perdida de autoestima, aislamiento social, inadecuado cuidado profesional, perdida del empleo, violencia física y/o psicológica, presiones sociales sobre los que les dan ayuda, negativa a brindar cuidados sanitarios básicos, registros obligatorios actitud negativa para brindar acceso a la educación, trabas en Derechos Humanos. 

 

El estigma y la discriminación asociadas al VIH y al SIDA son algunos de los mayores obstáculos para la prevención renuevas infecciones, el suministro de asistencia, apoyo y tratamientos adecuados.  Siguiendo a Goffman en su categorización de sujetos estigmatizados, los sujetos portadores de VIH/SIDA son discriminados  se les ubica a veces en la primera categoría y a veces en la segunda.  

Los sujetos homosexuales portadores de VIH/SIDA pueden presentar una doble situación de estigmatización, debido a que la practica homosexual esta socialmente desacreditada, por que la misma sociedad es la que establece categorías y atributos a los sujetos que se desarrollan en ella.  Otro factor influyente de este rechazo es la moral judeo-cristiana que ha influenciado de grandes mitos sobre la homosexualidad.  Esta doble situación de rechazo, GAY-VIH/SIDA, puede provocar en el sujeto portador una serie de conflictos psicosociales que pueden ocasionar que el sujeto tenga estados depresivos menores hasta intentos de suicidios.  La comunidad gay es la que pagó las consecuencias simbólicas y biológicas de esta enfermedad, porque su cultura tenía relaciones clandestinas y el contagio y la propagación se hizo más rápidamente.  Los moralistas y la sociedad en general conciben esto como un castigo de Dios.  Todavía sigue siendo un estigma con el que cargan los homosexuales, como una forma de limpiar sus culpas y cargárselas a una minoría para desahogarse, “el acto del sacrificio del Otro y la institución del chivo expiatorio responden a esa exigencia: ambos suponen la repetición del asesinato originario con todo el goce que lo acompaña, y simultáneamente, la expiación de la culpa que ese acto generó”.

La discriminación y el estigma relacionados con el VIH/SIDA son universales y son provocados por muchas fuerzas.  Entre ellas, por la falta de conocimientos sobre la enfermedad, los mitos sobre los modos de transmisión del VIH, los prejuicios, la falta de tratamiento, las informaciones irresponsables de los medios de comunicación sobre la pandemia, la teoría de que el SIDA es incurable, los tabúes sociales en torno a la sexualidad, los miedos relacionados con la enfermedad y la muerte, y los miedos relacionados con las drogas ilícitas y el consumo de drogas intravenosas.  Por todo el mundo, la vergüenza y el estigma asociados a la epidemia han minado el debate y el dialogo abierto.    Los efectos de esta estigmatización tienen grandes consecuencias psicológicas en relación a la percepción que tienen los sujetos de si mismos, en algunos casos se observa depresión, baja autoestima y desesperación.    A esto se le debe agregar el doble conflicto del portador del VIH: la pena de saberse enfermo y el castigo social que implica el hecho de ser portador.  “desde el mismo inicio de la epidemia del VIH/SIDA se ha puesto en marcha toda una serie de metáforas en torno de la enfermedad con el fin de reforzar y legitimar la estigmatización.  Estas incluyen el VIH/SIDA como muerte (imagineria sobre asesinos), como horror (se demoniza y teme a la gente infectada), como castigo (conducta inmoral), como crimen (relación victimas inocentes y culpables), como guerra (por el virus al que hay que combatir), y tal vez, y sobre todo, como una otredad (como una calamidad de “otros”, de aquellos que están separados).

La Organización Mundial de la Salud habla de “tres epidemias” en torno al tema del SIDA: la infección por el VIH, el SIDA y la reacción económica, social, política y cultural.  Las herramientas que tiene esta epidemia son la discriminación y el estigma.   La sociedad mexicana en general es muy conservadora, apegada a valores tradiciones y religiosos, y esta disposición favorece a una mayor estigmatización a partir de todo lo que gira en torno al SIDA.

Podemos considerar el estigma como un proceso que va conformando la relación implícita y explicita de tanto el sujeto que posee un atributo que lo desacredite socialmente de acuerdo a las normas en un marco social tanto como el de los sujetos que hacen uso del estigma para establecer la diferenciación de sí respecto a otros.  “podemos resumir que el estigma es un proceso de atribución con el que los individuos tienden a categorizar a otros o marcarlos socialmente a través de lo que consideran un defecto, por lo que se daría una diferenciación entre “normales” y estigmatizados, en donde se pone en juego el uso de las creencias y prejuicios para diferenciarse del sujeto estigmatizado bajándolo de status y así marcar una diferenciación con éste y con ello salva guardar su integridad de individuos compatible con un entorno social especifico y propio de él.”

Creemos que deben ser combatidos fuertemente los fenómenos psicosociales que genera el VIH/SIDA (prejuicio, estigmatización, hostigamiento, pánico).  La comprensión social del VIH/SIDA como una enfermedad incurable a ayudado a reforzar los estigmas asociados con otras enfermedades graves o mortales, vinculando el miedo a la enfermedad y la muerte, con nociones estigmatizadas de la sexualidad, el genero, la raza y la pobres, en una red de significados, que constituyen la recreación y fortalecimiento de ese proceso de estigmatización.  Sin duda, esta lucha por la aceptación es uno de los mayores retos del siglo en curso.

 

5.5. El VIH/SIDA en México

En 1983 notifican las  autoridades sanitarias de México  sobre  pacientes extranjeros con cuatros clínicos  parecidos   a los reportados  en EE.UU. y en 1985 se inicia  la detección  del virus  en todos  los  donadores de sangre. Para 1986 se hace  obligatoria  la prueba por todo aquel  que  pretenda ser donador,  afines de ese mismo año en México ya se habían  reportado 134 casos de SIDA y para diciembre  ya habían  aumentado  a 226.
Como en otros países, -México no fue la excepción- la epidemia  comenzó con homosexuales en  ese momento  no se sabia  la cusa del sida lo que  ayudo también  a que se  desarrollaran  la culpabilización  y la desgmatización contra los  hombre homosexuales. En 1994 se habían  reportado ya  más de veinte mil casos, la mayoría  entre homosexuales y bisexuales.
En  1986 se creo el Comité para la prevención  y el Control  del SIDA, que  posteriormente e transformo  en el  Concejo Nacional para  la Prevención y  Control el SIDA (CONASIDA). En 1987 salio al iré la primera campaña par la prevención del  SIDA en los medios de comunicación masiva.
Uno de los  puntos  clave  que  promover la monogamia y el uso del condón, por primera vez en México  se pronunciaba  la palabra  condón  en lo medio  masivos  e comunicación  se desarrollaron diferentes tipos  de abordaje del problema al igual que existieron lagos  periodos  el silencio  debido a  la falta de información  sobre datos  epidemiológicos, el comportamiento  sexual  y el impacto social de la epidemia.

En 1988 e logra  que participen  figuras  publicas de la  ANDA (asociación  nacional  de  actores) en los  anuncios donde se promovía el uso  del condón, dicha  campaña  se  anuncio en una   conferencia  de prensa, en los periódicos con los encabezada una leyenda que decía”preservativo o  condón: el nombre es lo de meno  lo que importa  es que se pueden salvar  vidas” y finalizaba de la siguiente manera: “ el sida no es un problema moral es  un problema de salud publica”.
Por supuesto  que no se hizo  la respuesta  de la sociedad conservadora,  se acuso  al Secretario de salud de incitar,   la promiscuidad, así  como  de iniciar una revolución sexual en México.  De la  misma formas el director  de CONASIDA fue demandó  por PROVIDA debido  a que  creían que incitaba  la   promiscuidad. Sin embargo las autoridades consideraron que dicha  campaña favorecería la prevención  sexual  de los joven mexicanos  por medio el uso del condón,  llegando a la  conclusión de que  no había delito que perseguir.

La controversia  fue  intensa y  constantemente  se publicaban  artículos en los periodos a favor  o en  contra  de la campaña. Debido  ala presión  social  la televisión  se negó  a seguir  transmitiendo la campaña y esta fue  interrumpida definitivamente.  Se  llego a un acuerdo  donde  lo  anuncios  eran  mas  conciliatorio,  pero  “este  anuncio  era tan  mediocre y poco explicito que la  audiencia  no lograba identificar cual era el motivo del mensaje. La identificación  institucional  y el numero   telefónico  de TESIDA, la línea de información  telefónica sobre SIDA” .

La líneas anteriores  solamente habían  de la capacidad de las  creencias  o estigmas que  predominaban sino  es que  aun  continúan,  sobre el sida para  detener  toda  campaña que  atente  contra los valores  morales de una sociedad, parecía   toda una sociedad, parecía  que toda nacionalización sobre la situación por la  que se  estaba  atravesando en le mundo, específicamente en México.

A pesar de los obstáculos de  interpuestos  CONASIDA siguió  en su  intento por hacer conciencia nacional  del problema que se vivía y continuo  con la lucha que  se había  impuesto;  hacia  convocatorias para  organizar foros de discusión donde participaban  lideres de opinión de organización de homosexuales, prostitutas ministros  religiosos,  funcionarios públicos  y todo aquel  que estuviera interesado.
Los  foros giraban  en torno  a la  educación en las escuelas la incriminación  y los  derechos  humanos.

Desde la aparición  del sida en México  se ha involucrado y desarrollando  300 organizaron  de la sociedad civil,  en las  participan  activista de la población gay, 150 de estas  organizaciones se concentran  en la ciudad de México y el resto  se distribuye  por   la  republica mexicana. En México,  como  para  el mundo, las poblaciones mas  efectuadas  debido  alas  practicas de  riesgo  y vulnerabilidad han sido  la comunidad gay, travestí, transgéneros que desde un principio  han sufrido  discriminación  de  su persona,  ya sea por que comparten un estigma. “sufren estigmatización  y discriminación  social  mima que se ve  reflejada en las poéticas y servicio de salud  en atención y prevención  dificulto con ello el control de la epidemia”

Una problemática en aumento  y que  por lo regular pasa como  desapercibida e la población  de VUH/SIDA en las comunidades rurales, lo que se ve reflejado en le impacto  de las mismas debido  a que  los porcentajes que se teman anualmente disparan el aumento  en las comunidades rurales e México,  mientras  que en  1994 las comunidades  rurales representaban el 37% de los  casos  en México  para  1997 se incremento  a un 6%  lo que significa que el  aumento es relativo  al 62% en tan solo tres años. La falta de  interés de algunos  gobiernos  para brincar sistemas efectivo  de prevención  tratamiento  y atención  del VIH/SIDA, puede también  provenir de un estigmatización mucho mas arraigada en el ámbito  social.

Bibliografía


º Goffman, Irving. “Estigma: la identidad deteriorada”. Buenos Aires, Amorrortu, 1970.
º Riquelme, Francisco. Los estigmas relatos, Caracas, Monte Avila. pp. 64
º Jodorowsky Alejandro “Donde mejor canta un pájaro” pp. 20
º Castoriadis C. La institución Imaginario de la Sociedad. V.I pp. 220
º Aguirre Espíndola Antonio, Amor y saber. Pasión por la ignorancia pp. 89
º Vargas Llilia Esther,  “Tras las huellas de la subjetividad”, Ed. Nueva Visión, México,  pp. 64
º Jaramillo Sandra, “El Estigma y el VIH/SIDA”, Trabajo terminal, UAM-X,  México, 2002
º Diccionario Larousse, 1987
º Goffman, Irving, “Estigma, la identidad deteriorada”, Op. Cit, p.11-19
º S/A, El estigma y sus efectos discapacitadotes, en La Jornada, México, diciembre 5 del 2002
º Goffman, Irving, “Estigma, la identidad deteriorada” Op. Cit., p. 14.
º Braunstein, No., Psiquiatria.  “Teoría del sujeto, psicoanaisis (hacia Lacan)”, Siglo XXI, 6ª edición, México, 1987, p. 74
º Gómez Plata Minerva.  “Subjetividad y procesos sociales:  estudio-transformación en el proceso formativo de la carrera de psicológica” en caleidoscopio de subjetividades.  Cuadernos del TIPI.  UAM-Xochimilco, México, 1999, p. 114.
º Jaramillo, Sandra, Op. Cit.
º Gerber Daniel, “El malestar en la cultura”, Ed. Amorrortu, Buenos Aires, p. 74
º S/A, El estigma y sus efectos discapacitadotes, en La Jornada, México, diciembre 5 del 2002
º Ruis, Armando.  “El SIDA como enfermedad estigmatizadora”.  Tesis UNAM. 2000.  p.28
º Cortéz, Lozano, “Estigmas asociados a sujetos portadores de VIH/SIDA”, UAM-X, México, Julio 2003
º Flores Armando, “SIDA verdades y mentiras II”, Mina editores, México, 1994.
º Días, lowing Ronaldo, torres Karina, “juventud y sida: un visión psicológica”, Grupo editorial Miguel A. Porrua, México, 1999, p.43.
º AFP, “Durante 2004, 4.9 millones de nuevos casos de SIDA en el mundo”, La Jornada, México, 23 de noviembre de 2004
º Díaz Barriga Ángel, “Tramas, subjetividad y procesos sociales”. Capítulo: la entrevista a profundidad, Universidad Autónoma Metropolitana – Xochimilco
º Bleger, José, “Temas de psicología: entrevista y grupos”, Ed. Nueva Visión, Buenos Aires, pp. 40
º Ricoeur, Paúl; “Freud: Una interpretación de la cultura”; Ed. S. XXI, 1965 Arg. 3ª ed. 1975; p. 7
º De la Peza, “Algunas consideraciones sobre el problema del sujeto y el lenguaje”, Ed. S. XXI, Buenos Aires,  p. 98
º Braunstein, N, “Sujeto de la conciencia, sujeto del discurso, sujeto”, Ed. Moderna, México, pp. 45-59
º Freud, Sigmund, “El retorno infantil al totemismo”, Tótem y tabú, Obras completas, capitulo V Biblioteca virtual 3.0,2000
º Burin, Mabel y Meler, Irene, “Género y familia: poder, amor y sexualidad en la construcción de la subjetividad”, Ed. Piados, Buenos Aires, 1998, pp. 19-98
º Bleichmar, Hugo, “Introducción al estudio de las perversiones”, Ed. Nva. Visión, Buenos Aires, 1980, pp. 8-43
º Dor Joel, “El padre y su función en el psiconalisis”, Ed. Nueva Visión, Buenos Aires, 1989, pp. 11-17
º Freud Sigmund, “Obras completas”, Op, Cit, pp. 2698-2913
º Bernardo, Luis, “El complejo de Edipo en las obras de Freud”, Ed. Kargienan, Buenos Aires, 1973, pp.54-62
º Freud Sigmund, “Obras Completas... ”, Op. Cit.
º FREUD, Sigmund. “Tótem y tabú”, Op, Cit.
º Grmek, Mirko D., “Historia del Sida, México”, Siglo XXI, 1992, pp. 24
º Velásquez, Gloria de V., “Sida: Enfoque Integral”, Medellín, Colombia: CIB, 1996.pp. 48-59
º Giraldo Roberto, “SIDA y agentes estresantes”, Colombia, Universidad de Antioquia, junio 2002, pp. 10-35
º Maggirore, Christine, “¿Qué tal si todo lo que crees acerca del SIDA fuera falso?”, The American Foundation for AIDS Alternatives, E.U.A., primera edición en castellano, pp. 83-92
º Grmek, Mirko D, Op, Cit, pp. 56 -68. 
º Richardson, D, “La mujer y el SIDA”, Ed. Manual moderno, México, 1990, pp.33-35
º Galván, F., El SIDA en México, los efectos sociales, Ed. Tipografia, Diseño e Impresión, México, 1988, pp. 54-69
º Mc Cary J, “Sexualidad Humana”, Ed. El Manual Moderno, México, 1983, pp.115-124
º Galván, F., Op, Cit, pp. 75
º Gotwald, W, “Sexualidad”, Ed. Manual Moderno, México, 1981
º Michel Foucault, “Historia de la sexualidad”, México: Siglo XX 1977-87, Pp. 11-45.
º Michel Foucault, Op. Cit., p. 89
º Kahn, N.J., “Sobre la sexualidad”, Ed. Lara, Barcelona, 1978, pp. 55
º Alvarez,G, “Elementos de sexología”, Ed. Interamericana, México, 1987, pp.25-33
º Sigmund Freud.” Obras completas”, Tomo II, Op. Cit.,  pp. 1998
º Sigmund Freud, “Obras completas”, Op. Cit, pp. 2143
º Willi, Jurg, “La Pareja Humana: Relación y Conflicto”, Madrid : Morata, 1985, pp. 11-19
º Caseres, J, “Diccionario ideológico de la lengua española”, Barcelona, Ed. Gustavo Gili, 1981
º Calvo, Isabel Maria. “Pareja y Familia: Vinculo, Dialogo, Ideología”, Buenos Aires : Amorrortu, 1973, pp. 371
º Jean G. Lemaire, “La pareja Humana: Su Vida, Su Muerte: la Estructuración de la Pareja Humana”, México: FCE, 1986, pp32-78
º Louviot, M. C., “La vida en pareja”, Ed. Heder, Barcelona, 1976, pp. 25-49
º Sigmun Freud, “Obras completas”, Op, Cit, pp. Tomo III, 1977
º Calvo de Spolansky, Tessie, “Pareja y Familia: Vinculo, Dialogo, Ideología”, Buenos Aires, Amorrortu, 1973, pp.22-34.
º Gagnon, A, “Sexualidad y cultura”, Ed. Pax-Mex, México, 1985, pp. 110
º Ray, Sunanada, “Mujeres y SIDA, tradición y transición”, Ed. Mary Anne Mercer y Rally Scout, EUA,  pp. 54-55
º Singe, Merrilli.  SIDA: el contexto económico, social y cultural entre los latinos, Edición trimestral Médica Antropoló





Empresas Filiales

Empresas Filiales